Creciendo en gracia

Por Kurt Gebhards

album-art
00:00

Introducción

Se dice que el adulto medio tiene un vocabulario de unas 30.000 palabras. La Biblia agrega algunas palabras más esenciales que cuentan para los cristianos. Nuestra teología tiene su propia jerga: palabras precisas y profundas. Pero estas palabras a menudo no se entienden total o adecuadamente. Esta falta de atención no es intencional; Estas palabras son simplemente demasiado familiares. 

Si no tenemos cuidado, podemos empezar a utilizar el lenguaje fundamental del cristianismo sin comprender su profundidad. Frases como “la gloria de Dios” y palabras como “evangelio” y “santificación” se convierten en palabras de moda, utilizadas regularmente sin el conocimiento o comprensión adecuados. En consecuencia, su significado, tan rico en profundidad, puede neutralizarse y disminuir nuestro asombro ante Cristo y, en última instancia, nuestro crecimiento como creyente. En nuestra cultura cristiana, con estas grandes palabras, corremos el riesgo de tener la cáscara en lugar del núcleo.

La palabra “gracia” es un buen ejemplo de esto. Esta pobre palabra ha sido maltratada y golpeada y permanece en nuestro idioma a través de un nombre femenino, una breve oración antes de una comida, la amable respuesta de un maestro ante una tarea tardía, una canción cantada en una vigilia o incluso el nombre de una iglesia. . Y debido a su uso excesivo, es posible que haya perdido su significado, su poder e incluso su función en nuestras vidas. Quizás nos hemos aburrido de la “gracia” porque la hemos aplicado o entendido mal qué es, cómo funciona y cuán absolutamente esencial es para la vida de un creyente. 

Efesios 2:8 dice: “Por gracia sois salvos mediante la fe…” En otras palabras, la gracia no es el atributo domesticado de un Dios más amable y gentil que mitiga su ira, sino más bien el ariete eficaz que usó para romper nuestra piedra. corazones. No hay nada suave en la gracia. Es el poder de Dios para salvarnos, cambiarnos y llevarnos al cielo.

Cuando Pablo, el apóstol que escribía cartas, usó la palabra “gracia” como saludo final, no estaba simplemente despidiéndose con una frase desechable. Estaba dejando a sus lectores con una poderosa bendición de verdad que puntuaba toda la amplitud y profundidad sobre la que acababa de elaborar. En otras palabras, dice, “si pudiera dejarles solo una o dos palabras que encapsulen todo lo que les he dicho, se resumiría en la palabra 'gracia'”. Y no fue solo salvación. por el final de sus cartas; esta palabra está entretejida en el tejido de sus letras más de cien veces. Su significado exige que desempolvemos este glorioso concepto, restauremos su belleza en nuestras mentes y le permitamos latir por nuestras venas y volverse sorprendente una vez más. 

En esta guía práctica, aprenderá 1) qué es la gracia, 2) cómo la gracia salva a un pecador, 3) la necesidad de crecer en la gracia y 4) cómo crecer en la gracia. Comprenderá qué es la gracia según la definen las Escrituras, un regalo de Dios a los pecadores para salvación y que se disfruta en cada hora y en cada búsqueda del camino cristiano. Cada capítulo se basa en el anterior para desarrollar plenamente la belleza de la trayectoria desde la salvación hasta la gracia que “nos lleva a casa”.

________

Capítulo 1: El Dios de toda gracia

Las Escrituras usan la palabra gracia de muchas maneras diferentes y maravillosas. Por ejemplo,

La gracia se usa en términos de salvación, pero también está involucrada en sostener al creyente en

santificación y sufrimiento. Los estudiantes cuidadosos de las Escrituras notarán que su significado

depende de distintos contextos teológicos. La amplitud y profundidad de la palabra “gracia” es una invitación de Dios a buscar con entusiasmo una comprensión integral de toda la gracia.

Sin embargo, independientemente de su contexto o uso, la gracia funciona como el favor inmerecido de Dios. Como un caleidoscopio, en cualquier dirección que lo gires, hay belleza, complejidad y matices. Pablo describe esta generosidad abundante como “las riquezas inconmensurables de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7). Este capítulo 1) definirá la gracia, 2) establecerá que la gracia es un aspecto intrínseco del carácter de Dios y 3) subrayará la generosidad de la gracia ofrecida a los pecadores que no la merecen. Comencemos nuestro estudio definiendo la gracia de Dios.

Definiendo la gracia

Si bien todos los atributos de Dios son dignos y hermosos, a lo largo de las Escrituras se hace especial consideración para adjuntar adjetivos a la gracia. Es como si los autores sacaran un diccionario de sinónimos y buscaran cada palabra que pudieron encontrar para ensalzar las virtudes de la gracia.

Considere la celebración que hace Pablo de la gracia de Dios: “para alabanza de su gloriosa gracia, con la que nos bendijo en el Amado. En él tenemos redención por su sangre, el perdón de nuestras ofensas, según las riquezas de su gracia, que él nos prodigó con toda sabiduría y perspicacia” (Efesios 1:6-8). Loable, glorioso, rico y fastuoso: estos son términos extraordinarios para describir las características y propiedades de la gracia. 

El lenguaje capta la naturaleza extrema de esta gracia maravillosa y sorprendente. Y luego considere que los destinatarios de esta gracia son criaturas muy indignas de alabanza, lejos de ser pecadores gloriosos, pobres y desamparados. A diferencia de sus destinatarios, la gracia de Dios se centra en los beneficiarios que son los más indignos. Por tanto, la generosidad insondable es un componente esencial de su definición.

Matthew Henry ofrece esto: “La gracia es la bondad y el favor gratuitos e inmerecidos de Dios para con la humanidad”. Jerry Bridges lo define de esta manera: “La gracia es el favor gratuito e inmerecido de Dios mostrado a los pecadores culpables que sólo merecen juicio. Es el amor de Dios mostrado a los desagradables. Es Dios extendiéndose hacia las personas que están en rebelión contra Él”.

Definición:

La gracia es la generosidad asombrosa e injustificada de Dios que salva a los pecadores rebeldes mediante el don de la salvación y luego los hace crecer en santidad para su gloria.

La gracia, definida bíblicamente, incluye cuatro características esenciales:

-generosidad interminable y extravagante

-favor inmerecido

-el don de la salvación

-el poder que impulsa el crecimiento espiritual

La gracia de Dios en exhibición

El libro del Éxodo está claramente integrado en episodios marcados por la gracia de Dios. El ciclo de infidelidad y fracaso de Israel fue afrontado una y otra vez con abundante generosidad. Quizás nadie lo vio tan claramente como su líder, Moisés. Éxodo 33 relata un punto de inflexión en la dramática marcha de Israel hacia la tan esperada Tierra Prometida. Tome sus Biblias y lea Éxodo 33:7–34:9 para seguir esta dramática historia.

Fieles al modelo de necedad de Israel, habían vacilado, y Moisés desesperadamente Necesitaba la seguridad de que Dios mismo los acompañaría en el tramo final del viaje fatigoso. Moisés estaba sin fuerzas, sin valor y quebrantado de espíritu (33:12). Necesitaba una ayuda visual para reforzar su confianza y seguridad de que la voluntad de Dios su presencia los acompañaría. Exigió que Dios los escoltara visiblemente antes de daría un paso más (33:16). Esta audaz petición – “muéstrame tu gloria” – si concedido, les aseguraría el carácter de Dios y su alianza de pacto en la misión. adelante (33:18).

En un acto de increíble bondad, Dios concedió este extraordinario llamamiento. Dios tuvo mucho cuidado en colocar a Moisés en la hendidura de la roca, con su ojos protegidos para que Moisés sólo estuviera expuesto a las porciones traseras de la gloria de Dios (33:23). En un momento saturado de gracia, Dios le proporciona a Moisés evidencia absoluta de su presencia, mientras lo protege de una experiencia que de otro modo lo habría matado (33:20).

Israel tenía conocimiento experiencial de la bien merecida ira y justicia de Dios, y cómo es estar en oposición a un Dios santo (Éxodo 19:16; 32:10, 35; 33:5). El La construcción del becerro de oro (que acababa de ocurrir) era evidencia clara de que él No toleraría ser marginado o reemplazado, lo que hace que este acto de bondad aún más sorprendente. Moisés hace esta petición desesperada a Dios, y Dios responde con un acto tan generoso, manifestando su compasión, paciencia, bondad, constancia, perdón y firmeza. ¡Esto es gracia! Moisés pone la pluma sobre el papel en alabanza para describir el “amor inagotable”, el “esplendor” y el “favor” de Dios (Sal 90).

Y esta manifestación no se limitó a una sola ocasión para Moisés porque la gracia es profundamente arraigado en el carácter de Dios. Pasando de lo viejo

Desde el Nuevo Testamento, leemos que Dios es la fuente y la plenitud de “gracia sobre gracia” (Juan 1:16). Pablo describe la gracia en su función de traer a los pecadores a la vida en Efesios:

Pero Dios, siendo rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en nuestros pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y con él nos resucitó y nos sentó. nosotros con él en los lugares celestiales en Cristo Jesús, para que en los siglos venideros pueda mostrar las riquezas inconmensurables de su gracia en bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos mediante la fe. Y esto no es obra tuya; es don de Dios, no resultado de obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:4–9) 

La característica clave de nuestra salvación es la gracia y Pablo es apropiadamente redundante en este pasaje para celebrar ese hecho.

Un pasaje tras otro afirma que la gracia es fundamental para el carácter de Dios:

  • Es un rey cuyo trono se llama “gracia” (Heb. 4:16). 
  • Es un benefactor bondadoso y misericordioso, que hace que su gracia “abunde” para su pueblo (2 Cor. 9:8). 
  • Él es el Dios de toda gracia (1 Ped. 5:10), en marcado contraste con los reyes terrenales que hacen alarde de su posición con un poder frío e inflexible.
  • Le encanta mostrarse “para tener misericordia de vosotros, y por eso se enaltece para tener misericordia de vosotros” (Isaías 30:18). 
  • Es un rey que no “volverá de vosotros su rostro” porque es “clemente y misericordioso” (2 Crón. 30:9). 

Nuestro propio “momento de Moisés” llegó cuando Dios reveló su gloria en la persona de su Hijo, una muestra plenamente encarnada de gracia y verdad (Tito 2:11). La vida de Jesús es toda la ayuda visual que necesitamos a través de la cual comenzamos a recibir “gracia sobre gracia” (Juan 1:16). Y en un acto supremo de benevolencia, Dios supervisó la muerte de su propio hijo para los rebeldes e insurrectos (Romanos 3:24-25). En verdad, él es el Dios de toda gracia.

Pecadores indignos

La belleza de la gracia es que brilla contra el telón de fondo de la oscuridad total. En el caso de los israelitas, una larga historia de obstinada y atroz desobediencia hizo que la amable respuesta de Dios a Moisés fuera aún más sorprendente y magnífica. En nuestro propio caso, nuestra total depravación y rebelión acentúa no sólo la necesidad y la profundidad de la gracia, sino también el brillo de la gracia que se nos ofrece.

Podría decirles exactamente dónde estaba cuando vi el hermoso diamante que le regalaría a mi esposa, Julie. Trabajé duro para diseñar una piedra personalizada que representara mi compromiso y pasión por ella. Mi amigo, un corredor de diamantes, consiguió la gema y me la trajo con entusiasmo para que la inspeccionara. Salimos ese día soleado.

Con gran expectación lo vi sacar un paño de terciopelo negro y colocar la piedra sobre él. La piedra refractó todos los colores del arco iris. Brillaba y brillaba y yo estaba encantada. El diamante era todo lo que esperaba: un regalo apropiado para mi futura novia. Pero su belleza se destacó en el contexto de la oscuridad. La gracia es el diamante reluciente que brilla más en el contexto de la pecaminosidad del hombre.

Para comprender la magnificencia de la gracia de Dios, primero debemos desplegar el negro telón de fondo de nuestro pecado. Esta visión bíblica es imperativa si queremos apreciar la gracia y, más importante aún, disfrutarla plenamente con humildad y gratitud. Sin una evaluación precisa de nuestra terrible situación, la gracia quedaría relegada a un mero accesorio en nuestras vidas, que de otro modo serían cómodas. Y debido a que no comprendemos nuestra indignidad, la apatía marca los corazones de muchos cristianos profesantes.

Usamos la etiqueta “pecador” para implicar la necesidad de perdón, de salvación (Romanos 3:23). Sin embargo, la Biblia usa un lenguaje mucho más insultante para describir nuestra condición: “enemigos de Dios” (Santiago 4:4), “ajenos y hostiles de mente” (Col. 1:21), “hostiles hacia Dios” (Rom. 8 :7), y “niños testarudos” (Isaías 30:1). Jonathan Edwards dijo con precisión: "No contribuyes nada a tu salvación excepto el pecado que lo hace necesario".

La total falta de mérito del hombre es lo que exalta y magnifica la generosidad de Dios. Nuestra miserable condición subraya su extravagante respuesta y aumenta nuestra gratitud por su asombrosa gracia. Phillips Brooks nos recuerda que todos somos receptores indignos de una gracia extravagante: “Quien ha sido tocado por la gracia ya no considerará 'malvados' a los que se desvían;' o 'esa pobre gente que necesita nuestra ayuda'. Tampoco debemos buscar signos de "digno de amor". La gracia nos enseña que Dios ama por quién es Dios, no por quiénes somos nosotros”.

La gracia es la generosidad asombrosa e injustificada de Dios que salva a los pecadores rebeldes mediante el don de la salvación y luego los hace crecer en santidad para su gloria. Los corazones cristianos deben ser conmovidos por la abundante generosidad de Dios hacia su creación infiel. Y pensar que esta gracia fluye desde el carácter de Dios hacia nuestras vidas necesitadas es simplemente asombroso. 

Discusión y reflexión: 

  1. ¿Qué es “gracia” en tus propias palabras? ¿Qué hace que sea difícil vivir la gracia? 
  2. Considere un momento en el que, como Moisés, necesitaba la seguridad de la presencia de Dios en sus circunstancias y en gracia, Dios le habló a través de su Palabra. 
  3. El Salmo 103 afirma que en agradecimiento es bueno “recordar todos sus beneficios” y declarar esos momentos como testimonio de su gracia a los demás. Comparte esta lista de bendiciones con tu mentor.

________

Capítulo 2: La gracia que salva

Aunque la gracia es uno de los atributos fundamentales de Dios, los pecadores no encuentran la gracia personalmente hasta la salvación. Sí, existe una gracia común que todas las personas disfrutan. Pero la gracia que nos introducirá en una relación eterna con él está reservada para aquellos a quienes él ha elegido y justificado (Rom. 8:30). Somos despertados para ver, disfrutar y beneficiarnos de la abundancia de la gracia cuando se nos infunde a través de la fe salvadora.

Gracia: Muerte a la Vida y Riquezas Eternas

Las grandes historias a menudo involucran un arco de pobreza a riqueza, con un dramático giro de suerte. Sin embargo, es la gracia de Dios la que autora la historia transformadora más dramática jamás contada. Esto es mejor que de la pobreza a la riqueza; es la gracia que da vida a los muertos.

El segundo capítulo de Efesios explica cada historia de salvación como el paso sobrenatural de estar “muertos en nuestros delitos y pecados” a tener “vida en Cristo”. Como pecadores, sin esperanza ni vida, somos elevados del malvado y tortuoso dominio del diablo a las alturas de la gloria celestial y sentados con Cristo en los lugares celestiales (Ef. 2:1, 2, 6). El autor y agente de esta transformación son “las riquezas inconmensurables de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7). Somos salvos por gracia a través de la fe, y esa gracia y fe son regalos de Dios (Efesios 2:8). Nuestras obras y nuestros intentos fallidos de justicia no contribuyen más que a un endeudamiento más profundo y una condenación mayor (Ef. 2:9). Pero la gracia es el conducto a través del cual viaja la fe salvadora y entrega la salvación a los pecadores que no la merecen (Efesios 2:8-9). Todas las almas languidecen necesitadas de la gracia de Dios en virtud de su total bancarrota espiritual. No tenemos nada que ofrecerle para recomendarnos. Necesitamos la generosidad de su gracia para superar nuestra incapacidad y entregarnos a la salvación.

En los primeros días de la floreciente iglesia, el concilio de Jerusalén pronunció claramente: “mas creemos que somos salvos por la gracia del Señor Jesús” (Hechos 15:11). La salvación se entrega a los pecadores como una expresión de la insondable compasión y gracia de Dios en la persona, vida, muerte y resurrección de Jesucristo.

Eso es precisamente lo que Pablo afirma en Romanos 5:20, que la gracia abunda y abruma todo pecado para el pecador arrepentido. Por su gracia, Dios puede salvar hasta lo sumo (Heb. 7:25). Spurgeon pinta un cuadro de la gracia y sus muchos dones salvadores: 

Observad con adoración la fuente de nuestra salvación que es la gracia de Dios. Por gracia eres salvo. Debido a que Dios es misericordioso, los hombres pecadores son perdonados, convertidos, purificados y salvos. No es por algo que haya en ellos, o que alguna vez pueda haber en ellos, que son salvos, sino por el amor, la bondad, la piedad, la compasión, la misericordia y la gracia ilimitados de Dios.

La gracia es un regalo

Para la Navidad de 1978, me regalaron un Halcón Milenario, quizás el regalo más grande que jamás haya recibido. Recuerdo volar ese carguero ligero YT-Correliano por nuestro apartamento imaginando la imposibilidad de navegar por Kessel Run en menos de doce pársecs. El radar, la rampa, la cabina, Han y Chewie: todas las sensaciones de uno de los mejores regalos de Navidad de todos los tiempos. Pero en cierto modo, es posible que haya merecido ese regalo. Yo era un hijo obediente y amado que esperaba que no recibiría carbón en mis medias y había soñado con la probable posibilidad de recibir algo espectacular.

Y eso es lo que hace que la gracia de la salvación sea exquisita. Elegir la gracia no deja lugar a ninguna expectativa basada en quién soy o lo que he hecho. Un regalo sorprendentemente generoso, completamente inesperado y absolutamente inmerecido: ni siquiera teníamos el deseo de recibir el regalo como lo sentí yo esa Navidad por lo que recibí. Toda la salvación, incluido el deseo de ella, es parte del don de la gracia (Rom. 3:10-12). Pablo acentúa la libertad de la dispensación de la gracia de Dios cuando dice que somos “justificados gratuitamente por su gracia” (Rom. 3:24; 4:4). La salvación incluye el “don gratuito de la justicia” (Romanos 5:17). La justificación no sólo nos salva de la justa ira de Dios, sino que incluye el don de la justicia de Cristo (2 Cor. 5:21). Y además de la justicia de Cristo, ahora también somos herederos de la vida eterna, “para que, justificados por su gracia, lleguemos a ser herederos según la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:7). La amplitud de este don de la gracia es incomprensible.

Dado que estamos entrenados para contribuir con algún mérito, pedigrí o justicia propia, Pablo se apresura a resaltar que la gracia no está asociada con las obras de la ley: “si es por gracia, ya no es por obras, de otra manera la gracia ya no sería gracia” (Romanos 11:6). Dios hace que la salvación sea inaccesible fuera de su don de gracia, para que nadie pueda gloriarse sino en él (1 Cor. 1:30-31). Dios protege su gracia de cualquier asunción de ayuda por parte del pecador. El don de la salvación no es una elección por esta razón. Derek Thomas afirma estridentemente: "Si crees que la salvación es tu elección, ten el coraje y la convicción de presentarte ante Dios y decirle que te gustaría dejar de agradecerle y agradecerte a ti mismo".

Y el regalo continúa

Incomprensiblemente, muchos cristianos suponen que la gracia que los llevó a la salvación ha hecho su trabajo y ya no es útil en la práctica. Están contentos de haber tenido la transformación de “muerte a vida”, pero ahora deben encontrar una manera de aguantar el resto de la vida. Pero eso es una grave subestimación de la trayectoria de la gracia en la vida de un creyente. Para ser justos, mucho de lo que está escrito en la literatura cristiana pone mucho énfasis en la gracia salvadora y menos en la gracia de crecimiento.

Pero la gracia de Dios salva y mantiene. El cristiano obtiene acceso a Dios por gracia (gracia de don) y recibe poder perpetuo al permanecer en él (gracia de crecimiento). La gracia facilita el florecimiento que las Escrituras describen como “vida abundante” (por ejemplo, Juan 10:10). Esto es lo que el apóstol Pablo tiene en mente cuando vincula la fe del don con la fe del crecimiento, “porque si por la transgresión de uno reinó la muerte, mucho más recibirán la abundancia de la gracia y el don de la justicia”. reinar en vida por un solo hombre, Jesucristo” (Romanos 5:17). Pablo diferencia ingeniosamente entre la bondad de Dios para salvar (“don gratuito de justicia”) de la abundancia de la gracia del crecimiento (para “reinar en vida”). 

La Biblia normalmente no usa términos para separar la gracia de don de la gracia de crecimiento, ya que se considera un depósito cohesivo de la generosidad de Dios: gracia para salvar y gracia para santificar. La gracia del don y la gracia del crecimiento comienzan y sostienen la vida del cristiano para la gloria. Pablo imagina una vida de gracia reinando en abundancia (Rom. 5:17; 6:14-19). Incluso reprende al lector por intentar crecer fuera de la gracia dada mediante la obra del Espíritu Santo: “¿Tan tontos sois? ¿Habiendo comenzado en el Espíritu, ahora vais a perfeccionaros en la carne? (Gálatas 3:3).

¡Qué bondad de Dios al extender la garantía de la salvación hasta el fin de la vida del creyente!

vida mientras navegan por las complejidades de vivir digno del evangelio en un mundo caído. Comprender esta gracia de crecimiento es esencial para vivir una vida para la gloria de Dios.

Discusión y reflexión:

  1. Piense y escriba las profundidades de su bancarrota e indignidad. Considere Marcos 7:20–23; Romanos 1:29–32; Efesios 2:1–3 y 4:17–19. Antes de Cristo, ¿cómo representaban tu corazón las palabras de estos versículos? ¿Cómo la estimación de nuestra indignidad impulsa nuestra pasión por lo que Él nos ha provisto? 
  2. Considere los muchos dones de gracia de salvación que Dios da. Lea Romanos 3–8 y Efesios 1–3 para descubrir estos maravillosos dones de la gracia salvadora y dedique algún tiempo a hacer una lista de todo lo que Dios bondadosamente da en salvación.

________

Capítulo 3: El crecimiento de la gracia

Evidentemente no todos los regalos son iguales. Varían en tamaño y forma, lo que da un misterioso deleite a la mañana de Navidad. Lo mismo se aplica a nuestra experiencia de la gracia como cristianos; también varía en forma y tamaño. 

Lo que plantea dos preguntas:

¿Todos los cristianos tienen acceso a la misma cantidad de la gracia de Dios?

¿Todos los cristianos experimentan la misma porción de gracia de Dios?

Las Escrituras responden a esto con un claro “sí” a la primera pregunta; y la respuesta a la segunda es “no”. Dejame explicar. Una de las distinciones importantes entre la gracia de don y la gracia de crecimiento es la manera en que se reciben. La gracia del don, o gracia de elección, se entrega al pecador que es elegido por Dios (Efesios 1:4-5); La gracia del crecimiento (en su profundidad y amplitud) es elegida o perseguida por el creyente (1 Ped. 4:10). Y en la medida en que un creyente desee, busque y practique los medios de la gracia, será lleno y lleno hasta rebosar.

No todos los cristianos acceden a la misma porción de gracia de Dios. Considere la idea de que los cristianos pueden aumentar su experiencia de la gracia de Dios. Piénsalo. Eres capaz de crecer y mejorar tu experiencia de la gracia de Dios, no sólo una comprensión más profunda, sino una experiencia más grandiosa, una mayor cantidad (Santiago 4:6) y una mayor calidad (2 Cor. 9:8) de su magnífica generosidad.

De hecho, Pedro claramente nos ordena que crecer en la gracia y el conocimiento del Señor Jesucristo (2 Ped. 3:18). Los cristianos están llamados a nutrir y desarrollar su experiencia y disfrute de la gracia de Dios. Habiendo definido la grandeza de la gracia salvadora, este capítulo explica el concepto de gracia de crecimiento y cómo la cultivamos.

El privilegio de crecer en la gracia de Dios

El creyente debe ver la gracia salvadora como el primero de muchos dones de gracia. La gracia salvadora es la puerta por la que pasan los cristianos para luego caminar diariamente por el camino de la gracia. Sin comprender esta visión más completa de una vida de gracia, un creyente limitará su experiencia de la generosidad ilimitada de Dios. La gracia del don sirve para un momento (el momento de la conversión) y un propósito (justificarnos ante Dios). Sin embargo, la gracia de Dios es maravillosamente expansiva: un don destinado a llegar a cada parte y momento de la vida del creyente.

Varios versículos resaltan esta verdad de que los cristianos pueden cultivar la cantidad de gracia que experimentan en la vida. Pedro concluye su segunda epístola con una bendición para “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Ped. 3:18). Nuestras vidas están destinadas a estar llenas de la abundancia de la gracia que ha sido prodigada sobre nosotros (Rom. 5:17; Ef. 1:8). A través de nuestras diversas necesidades y limitaciones, “poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia” (2 Cor. 9:8).

Entonces, consideremos estos dos aspectos de la gracia: gracia de don y gracia de crecimiento.

Gracia de regalo y gracia de crecimiento

Uno de los grandes malentendidos acerca de la gracia es que es un don estático. La verdad es que la gracia es una fuerza extraordinaria y dinámica. Está disponible tanto como el creyente desee utilizarlo.

Consideremos diferentes funciones de la gracia de don y la gracia de crecimiento.

Gracia de regalo Gracia de crecimiento

gracia salva La gracia cultiva

gracia perdona gracia sirve

La gracia transforma gracia produce

La gracia del don es un acto salvador único de la generosidad soberana de Dios. Los cristianos disfrutan de la misma cantidad y calidad de gracia en el don de la salvación. Basado en el mérito de Cristo y en la fortaleza inexpugnable de la justificación solo por la fe, el seguidor de Cristo es salvo para una vida de gracia (Rom. 3:24). Como se mencionó anteriormente, el don de la salvación implica una multitud de gracias (por ejemplo, perdón, adopción, redención, limpieza, Espíritu Santo, dones espirituales, etc.). La gracia del don es una expresión extravagante y gloriosa de la generosidad de Dios hacia los pecadores que no la merecen y se mide por igual para todos los que la reciben. Todo el mérito es de Cristo; toda la gloria es de Dios (2 Cor. 5:21). 

Sin embargo, lo que estamos aprendiendo en esta guía práctica es que la gracia del crecimiento incluye el privilegio de cada día, cada hora, la provisión de generosidad para cada necesidad de la vida (2 Cor. 9:8-15). La gracia del crecimiento es la gracia que sostiene y guarda, permitiendo al creyente establecerse y dar fruto para la gloria de Dios. La gracia del crecimiento es gracia que obra, corre y fortalece una vida recta y un esfuerzo santo. 

Las implicaciones de ambas gracias son vastas y maravillosas. Dios en su gracia salva a los

pecador, sometiendo su rebelión mediante el reino de la justicia de Cristo. Luego, como si esa generosidad (un perdón inmerecido y una promesa del cielo) no fuera suficiente, Dios coloca al alma convertida bajo el gobierno de la gracia (Rom. 5:17). Esa regla de gracia lleva al cristiano por el camino de la santificación.

Santificación: cooperar con Dios en el crecimiento de la gracia

La santificación progresiva enseña que los cristianos crecen en su fe y fidelidad como

maduran en Cristo (Col. 1:28; Ef. 4:14-16). En muchos sentidos, este crecimiento es el crecimiento de la gracia. La gracia es una fuerza catalítica que mueve, crece y motiva al cristiano a honrar y servir a Dios (Tito 2:11-14).

La gracia de Dios es un poder dinámico que salva para reinar en la vida del cristiano. La salvación del don de la gracia de Dios (Romanos 5:20) conduce al establecimiento de la gracia del crecimiento (Romanos 5:21). La gracia vence al pecado para justificar (Ro. 5:1) y santificar (Ro. 6:15-18).

El cristiano tiene el privilegio de funcionar bajo el poder, la autoridad y la santificación.

influencia de la gracia. La ley ya no tiene dominio (Romanos 6:14). Las garras de la ley ya no tienen dominio sobre el cristiano. Ahora tenemos la libertad de servir a Dios y a los demás (Gálatas 5:13). El catecismo de Westminster lo expresa bien cuando dice: “La santificación es la obra de la gracia gratuita de Dios, por la cual somos renovados en todo el hombre a la imagen de Dios, y somos capacitados cada vez más para morir al pecado y vivir para la justicia. "

Habiendo establecido las distinciones entre gracia salvadora y gracia de crecimiento, queremos resaltar la hermosa dinámica en la que la gracia salvadora nos elige y nosotros elegimos la gracia creciente. Elegir la gracia creciente requiere un esfuerzo cooperativo entre los recursos del Espíritu Santo y la voluntad de esforzarnos en usarlos (1 Cor. 15:10). La gracia de Dios tiene una cualidad desarrollable, donde el creyente puede madurar y disfrutar más de su gracia. Administrar esa gracia es el próximo desafío: descubramos formas prácticas de crecer en gracia.

Discusión y reflexión:

  1. ¿Cuáles son algunas maneras en que podríamos descuidar la experiencia de la gracia de Dios en nuestras vidas? 
  2. ¿Cómo reciben los cristianos la gracia salvadora de Dios? 

________

Capítulo 4: Diez maneras de crecer en gracia

La belleza de la gracia ha sido iluminada. En el contexto de nuestro pecado y junto al creyente en crecimiento, la gracia ha salvado y guiado. Pero muchos cristianos tienen una visión inadecuada de la gracia de Dios en términos de santificación y producción de frutos. En consecuencia, esos creyentes tienen una experiencia limitada con la gracia de Dios. Los cristianos están diseñados para recibir la gracia de Dios, responder a la gracia de Dios y ver aumentar su eficacia en la vida diaria.

Dios te ordena, creyente, que crezcas en gracia. Estas diez actividades ofrecen al cristiano

la alegría de maximizar su experiencia de gracia. Esforcémonos por crecer en gracia a través de estos diez estímulos.

  1. Mayordomo de la gracia de Dios

Los cristianos deben darse cuenta de que Dios les ha dado la gracia de administrar con el propósito de utilidad y beneficio. Parece que Pedro era especialmente consciente del privilegio de la gracia del crecimiento. En su primera epístola ordena a los creyentes: "Cada uno según el don que ha recibido, utilícelo los unos a los otros, como buenos administradores de la variada gracia de Dios" (1 Pedro 4:10). La “gracia variada” en este pasaje no se refiere a la cantidad sino más bien a los diferentes dones que Jesucristo dispensa soberanamente (Efesios 4:7). El concepto notable aquí es el llamado a los cristianos a “administrar” o “administrar” la gracia de Dios. La gracia del crecimiento incluye nuestra acción y desarrollo mientras buscamos “avivar la llama” del don de Dios que hemos recibido (2 Tim. 1:6).

A los mayordomos de la gracia se les ha dado un tesoro para que lo supervisen, con cuidadosa deliberación, con el propósito de animar y bendecir a otros. Esto no es una sugerencia ni una adición a nuestra ocupada vida; es nuestra vida. Dios realmente ha abrumado a cada creyente con una amplia gama de talentos, habilidades y recursos. Un área específica donde los creyentes son llamados a administrar la gracia de Dios es con los dones espirituales diseñados para cada creyente.

charis” es la palabra del Nuevo Testamento para gracia. Los dones de la gracia de Dios (carisma) incluyen los dones espirituales. Efesios 4:7 dice: "La gracia fue dada a cada uno de nosotros según la medida del don de Cristo".  

Considere su combinación completa de regalos. Todo cristiano tiene cinco fuentes de dones:

1) Dones naturales desde el nacimiento (aptitudes innatas)

2) Experiencias y aprendizajes en la vida (dónde viviste, idioma estudiado)

3) Habilidades para la vida desarrolladas (tocar un instrumento, logros en el servicio)

4) Habilidades profesionales desarrolladas (formación y logros)

5) Dones espirituales (enseñanza, estímulo, generosidad, liderazgo, etc.)

Considere los muchos dones que se le han dado (y cada creyente, sin excepción, es receptor de dones espirituales) y busque con fervor formas y lugares donde esos dones puedan bendecir y servir a otros para la gloria de Dios (Ro. 12:6-8). ). Cristiano, estás llamado a gestionar eficazmente la plenitud de la vasta y maravillosa gracia de Dios. Dios ha colmado a cada creyente con una variedad de dones. Disfrute de la plenitud de los dones de Dios administrándolos.

  1. Disfrute de la inmensidad de la gracia de Dios

Los cristianos deben considerar la naturaleza ilimitada de la gracia de Dios: la inmensa maravilla y el asombroso alcance de su generosidad. Como administradores de la gracia de Dios, los cristianos deberían disfrutar de la imposible tarea de intentar cuantificarla.

Pablo lo dice de esta manera: “En la era venidera, podría mostrar las inconmensurables riquezas de su gracia en bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos... es don de Dios” (Efesios 2:7-8). Cuando consideras su creación, los océanos masivos, las galaxias del espacio, las complejidades de miles de millones de moléculas y átomos en una sola criatura, ¿puedes imaginar la extensión de su gracia que no tiene limitaciones ni fronteras?

Anteriormente en el mismo libro, Pablo habla nuevamente de la gracia ilimitada disponible para el cristiano, “para alabanza de su gloriosa gracia, con la cual nos bendijo en el Amado…conforme a las riquezas de su gracia, que nos prodigó”. ” (Efesios 1:6–8). La palabra "pródigo" significa "maravillosamente desenfrenado, ilimitado y extravagante". 

Spurgeon destaca la gloria expansiva de la gracia de Dios: “¡Qué abismo es la gracia de Dios! ¿Quién podrá medir su amplitud? ¿Quién puede sondear su profundidad? Como todo el resto de sus atributos, es infinito”. Toda gracia está disponible para el cristiano humilde y hambriento (2 Cor. 9:8).

  1. Estar en gracia

La gracia es el fundamento del cristiano. Es el comienzo del viaje y el poder para nuestra vida espiritual continua, realizada a través del Espíritu Santo (Rom. 3:24; Juan 1:16). Pedro termina su primera epístola con un aliento entusiasta de que “el Dios de toda gracia os restaurará, confirmará, fortalecerá y establecerá. A él sea el dominio por los siglos de los siglos. Amén." (1 Ped. 5:10, 11). Inmediatamente, exhorta a Sylvanus a permanecer en la verdadera gracia de Dios (5:12). Dios nos está estableciendo en la gracia, y debemos elegir deliberadamente permanecer en la gracia que Dios ha provisto. Aquí está la hermosa sinergia de la santificación (Fil. 2:12, 13; Judas 21).

Pararse requiere establecer y mantener una posición fija. La vida del cristiano debe estar arraigada y cimentada en la gracia de Dios. Los cristianos disfrutan del privilegio de continuar en su gracia (Hechos 13:43).

¿Qué significa estar en gracia?

1) Reconocer que Dios fue el autor de nuestra salvación por su gracia.

2) Depender de su gracia para provisión y poder

3) Seguir los caminos de la gracia de Dios

4) Evitar la corrupción del mundo.

Buscar las corrientes de la gracia de Dios, incluidas las disciplinas espirituales, la Palabra de Dios, el fruto del Espíritu y la inversión en la iglesia local. Evite la contaminación del mundo, incluidas las concupiscencias, los deseos carnales y los entretenimientos mundanos, etc. (2 Tim. 2:22).

La vida del cristiano debe estar arraigada y cimentada en la gracia de Dios, lo que significa que reconocemos a Dios y lo alabamos continuamente a medida que avanzamos de gracia en gracia (Juan 1:16). Nuestras experiencias se entienden repetidamente, ya sea en sufrimiento o éxito, como gracia manifestada.

Ejercicio: Identifica las disciplinas espirituales que necesitas mejorar para ser mejor

establecido en la gracia de Dios. Hable con su mentor sobre cómo desarrollar hábitos bíblicos más profundamente arraigados.

  1. Humíllate para obtener más gracia

La gracia del don llega cuando un pecador arrepentido reconoce su orgullo y autosuficiencia ante un Dios santo (Marcos 1:15). Esa postura de humildad también es necesaria para el cristiano que desea vivir una vida digna del evangelio (Efesios 4:1-2). La humildad es el conducto a través del cual la gracia fluye libremente en la vida de un creyente (1 Pedro 5:6). No puede haber competencia en el corazón de un creyente por el trono que pertenece al rey. Si el Señor decide exaltarnos, a él le corresponde elegir cuándo y cómo; cualquier otra prioridad es idolatría. Nuestra naturaleza pecaminosa deseará continuamente mejorar nuestro estatus y éxito, y un creyente está atento a esos instintos y ansioso por devolver la gloria desplazada a su legítimo dueño. El orgullo mata la gracia, pero “el Señor levanta a los que están encorvados” (Sal. 146:8). No es sólo una inclinación pecaminosa la que debe ser controlada; el orgullo debe ser erradicado rutinaria y agresivamente de la vida de un creyente que desea crecer en gracia (1 Ped. 5:5).

Dios da mayor gracia al cristiano humilde. Considere Santiago 4:6: “Pero él da más gracia. Por eso, dice: 'Dios se opone a los soberbios pero da gracia a los humildes'”. Qué afirmación tan notable: más ¡gracia! ¿Cómo es que un creyente tiene acceso a una mayor cantidad de la gracia de Dios? La respuesta es a través del humilde reconocimiento de nuestras necesidades y limitaciones. La cercanía de Dios y su gran gracia es para aquellos que se distancian del pecado en arrepentimiento (Santiago 4:8, 9). La postura humilde de contrición y duelo atrae la atención de Dios, tal como Isaías dice: “Pero a éste miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y tiembla ante mi palabra” (Isaías 66:2).

Isaías acentúa aún más el cuidado particular de Dios por el creyente humilde:

Porque así dice Aquel que es Alto y Sublime, que habita en la eternidad, cuyo nombre es Santo; “Yo habito en el lugar alto y santo, y también con el contrito y humilde de espíritu, para avivar el espíritu de los humildes y avivar el corazón de los contritos”. (Isaías 57:15). 

Qué gracia tan extraordinaria para ser recibida y buscada: la presencia íntima y el avivamiento del Espíritu de Dios. Las Escrituras enseñan consistentemente que la gracia de Dios llega a aquellos que son dependientes y humildes (Mateo 5:8). La atención de Dios no se centra en el destello y la arrogancia de nuestra postura terrenal, sino en un corazón humilde y humilde que es honesto con los fracasos y las deficiencias y está deseoso de arrepentirse. Como el recaudador de impuestos abatido y contrito, que clama desesperadamente por misericordia, así Jesucristo elogia a los que se humillan (Lucas 18:13-14).

Pedro también argumenta: “Vestíos todos de humildad unos para con otros, porque Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes” (1 Pedro 5:5). Entonces, si bien la gracia del don es una dispensación única para todos, la gracia del crecimiento varía según la elección intencional del creyente de humillarse.

Con sorprendente repetición, las Escrituras ordenan al creyente que se humille (por ejemplo, Santiago 4:10). Jesucristo dice: “Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. (Lucas 14:11.) Estos llamamientos bíblicos ordenan repetidamente a los creyentes que se humillen “a sí mismos”. (1 Ped. 5:5–6). Esto se llama acción reflexiva, o una acción que el cristiano debe realizar consigo mismo. Tenemos una tendencia carnal a ser autorreferenciales, autocomplacientes y engrandecedores (Proverbios 16:18). Y como el enemigo es sutil, es posible que incluso no nos demos cuenta de esa predisposición dentro de nosotros mismos. Nuestra rebelión comenzó con una semilla de orgullo y es difícil no rastrear todos los demás pecados y encontrar el orgullo en su raíz (Obad. 3).

Es el claro testimonio de las Escrituras que cuando el seguidor de Cristo adopta una postura de humildad y humildad, la atención de Dios queda cautivada y la gracia tiene espacio para moverse libremente en su vida. Phillip Brooks lo describe maravillosamente: “La gracia, como el agua, fluye hasta lo más bajo”. Oh, si anheláramos la humildad y dejáramos espacio para que la gracia nos llenara.

  1. Aprenda las lecciones de la obediencia llena de gracia

Para mucha gente, la gracia es sinónimo de licencia, de ser amable o incluso de ceder. Sin embargo, la gracia, entendida bíblicamente, promueve la justicia y odia el pecado. Persigue la obediencia y el honor. La gracia promueve la piedad y el odio a la mundanalidad. Entonces, en lugar de que la gracia nos dé espacio para coquetear con el mundo, la gracia nos enseña a renunciar a los deseos.

Las palabras de Pablo nos informan acerca de la influencia poderosa y santificadora de la gracia de Dios: 

Porque la gracia de Dios ha aparecido para traer salvación a todos los hombres, capacitándonos para que renunciemos a la impiedad y a las pasiones mundanas, y para que vivamos en este siglo con dominio propio, rectitud y piedad, esperando nuestra esperanza bienaventurada, la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, que se entregó a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y para purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras (Tito 2:11-14). 

La gracia entrena al cristiano para: 

1) renunciar a la impiedad

2) rechazar la mundanalidad

3) ser autocontrolado

4) perseguir la justicia y la piedad

5) amar las buenas obras

Éste es el poder de la gracia del crecimiento.

Es notable que la implicación principal de vivir bajo el dominio de la gracia (Rom. 5:17; 6:14) es que los cristianos deben someterse a una vida obediente. De hecho, cuando la gracia gobierne en nuestras vidas, presentaremos cada parte de nuestras vidas como esclavos de la justicia (Rom. 6:18). Esa dedicación promoverá la santificación y conducirá a la vida eterna.

Quizás en nuestros momentos más débiles hemos pedido gracia a los demás para pasar por alto una falta, pero esto es una mala aplicación de su función. En lugar de entender la gracia como simplemente un “pase” para hacer mal o incluso una licencia para continuar en el pecado, es el combustible para aviones que nos lleva a la santidad. John Piper ha dicho vehementemente: “La gracia es poder, no sólo perdón”. Mucho más allá de la suposición de que la gracia da terreno para el compromiso, la gracia cultiva un hambre de santidad y obediencia.

Ejercicio: Habla con tu mentor sobre áreas de la vida que requieren mayor atención y

niveles más altos de rectitud y obediencia. ¿Dónde quiere Dios que experimentes más de su gracia purificadora?

  1. Encuentra tu fuerza en la gracia de Dios.

En una cultura obsesionada con la búsqueda de la identidad, el creyente lleno de gracia sabe exactamente quién y de quién es. La sociedad psicologizada de hoy es contraria a cualquier cosa que pueda subrayar un sentimiento de enfermedad, debilidad o culpa. Nuestra cultura nos dice que huyamos de esas cosas. La seguridad es la prioridad de nuestra cultura individualista y de autoprotección. Por el contrario, el creyente celebra su condición humilde, comprende que “su poder se perfecciona en la debilidad” y se encuentra en la realidad de su pecado, vergüenza, defectos y sufrimiento cubierto por un Salvador misericordioso (2 Cor. 12:9– 12). El creyente es fortalecido por la gracia ya que proporciona todo lo que nos falta en sabiduría, paciencia, perseverancia y esperanza (2 Tim. 2:1).

La gracia es una ayuda oportuna para el creyente (2 Cor. 9:8). Testigos fieles de ello se encuentran en las vidas de hombres y mujeres como Elisabeth Elliot, John Paton, Ridley y Latimer y Amy Carmichael. Tantos santos bebieron profundamente del pozo de la gracia para sostenerlos en su sufrimiento y permitirles incluso regocijarse en el dolor. Primera de Pedro sirve como un manual dinámico para el cristiano que enfrenta pruebas. Cada capítulo incluye un pasaje para instruir a sus lectores cómo navegar las tormentas, no sólo para sobrevivir sino para santificarse. Si creemos que todas las circunstancias fluyen de la mano amorosa y de la providencia de Dios, podemos estar seguros de que tendremos ayuda para ser firmes, fortaleza para perseverar y consuelo para descansar.

Sin la gracia, nuestro sufrimiento parecerá inútil, nuestra confianza puede flaquear y nuestra esperanza se extinguirá. La gracia mantiene todas las verdades de Cristo en nuestro corazón, en nuestra mente y en nuestra memoria al recordar su fidelidad inquebrantable. Cristiano, recuerda que es el Dios de toda gracia quien te sirve en medio de la prueba (1 Pedro 5:10). 

Samuel Rutherford, un reformador escocés que conocía bien las pruebas, dice sucintamente: “La gracia crece mejor en invierno”. No desprecies tus dificultades. Nuestras debilidades son las manos abiertas en las que Dios pone su gracia incomparable. Reconoce que tus debilidades son vasos vacíos para que él los llene hasta rebosar (2 Cor 9:8).

El autor de Hebreos destaca la gracia que está disponible desde el trono de la gracia: “Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar gracia para el socorro en el momento de la necesidad” (Heb. 4: dieciséis).

Quizás no haya mayor promesa que aliente al alma atribulada como 2 Corintios 9:8: “Poderoso es Dios hacer que abunde en vosotros toda gracia, para que teniendo en todo tiempo todo lo suficiente, abundéis en toda obra”. ¡Qué extraordinario alcance y amplitud de gracia está a tu disposición! La clave es tu disposición a reconocer tu necesidad y buscar humildemente su ayuda en oración. DL Moody resume significativamente la postura del cristiano que recibe la plenitud de la gracia del crecimiento de Dios: “Un hombre no recibe gracia hasta que desciende a la tierra, hasta que ve que necesita gracia. Cuando un hombre se inclina hasta el polvo y reconoce que necesita misericordia, entonces el Señor le dará gracia”.  

  1. Habla con entusiasmo la palabra de gracia.

El evangelio es la palabra de gracia. En el sermón final de Pablo a los ancianos de Efeso, les dijo: “No considero mi vida de valor alguno ni como preciosa para mí, con tal que termine mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para testificar a el evangelio de la gracia de Dios” (Hechos 20:24). El evangelio de la gracia de Dios es un mensaje de su generosidad hacia la humanidad que no la merece. Deberíamos estar igualmente ansiosos de vivir y predicar el evangelio de la gracia. Más tarde, Pablo simplemente se refiere al evangelio como “la palabra de su gracia” (Hechos 20:32). En Gálatas, “la gracia de Cristo” se usa como sinónimo de “el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7). Además, Pablo ordena hablar sólo palabras que proporcionen gracia para la necesidad del momento (Efesios 4:29).

  1. Trabajar por la gracia de Dios

Lo que Pablo dice en 1 Corintios 15 puede cambiar nuestra comprensión del poder y el valor de la gracia. Pablo escribe: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no fue en vano. Al contrario, trabajé más que cualquiera de ellos, aunque no era yo, sino la gracia de Dios que está conmigo” (1 Cor. 15:10). Reconoce humildemente que la gracia es la razón por la que algo bueno y redentor ha ocurrido en su vida. Y reconoce que la gracia fortaleció en él este impulso de trabajar. De hecho, dijo que la gracia le hizo trabajar “más duro que cualquiera de ellos”. La gracia motivó a Pablo a trabajar vigorosamente para el Señor.

Para muchos cristianos, el trabajo espiritual es una tarea monótona, algo que debe evitarse enérgicamente. El don de la gracia salvadora debe conducir a una vida dedicada al trabajo y al servicio (Efesios 2:10). Para Pablo, cuidar de los demás era la cúspide de su vida (2 Cor. 12:15). Dedicó todas sus energías y esfuerzos al progreso del evangelio para poder participar más y más significativamente en el evangelio de la gracia (1 Cor. 9:23). La gracia viene de Dios para “purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras”. (Tito 2:14). Las buenas obras surgen de la dependencia de la gracia suministradora de Dios.

Es el poder del Espíritu el que da energía a la obediencia (Col. 1:29). La obra obediente del cristiano no es una actuación voluntaria para pagarle a Dios por la salvación. La obra cristiana es una aventura de dependencia y endeudamiento cada vez más profundos con su gracia para que su fruto pueda producirse en nosotros (Juan 15:7-8).

Grace fomenta el trabajo. Sigue el impulso de su gracia y esfuérzate, no con el propósito de ganarte el amor de Dios, sino en respuesta a él, trabaja para sus propósitos y disfruta la emoción de funcionar por su poder (Juan 15:5).

  1. Tratar a los demás según el principio de gracia, no de mérito.

Las instrucciones de Cristo acerca de amar a nuestros enemigos escandalizaron a la élite religiosa. Lucas 6:27–36 reúne las enseñanzas de Jesús sobre cómo tratar a quienes parecen no merecerlo. Comienza con la discordante orden “ama a tus enemigos” y completa su lección con “él es bondadoso con los ingratos y los malvados. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:35-36).

La capacidad del cristiano para amar a las personas que no lo merecen se deriva de una vida llena de gracia. La palabra “gracia” aparece tres veces en este pasaje de las enseñanzas de Cristo, pero se traduce de una manera inusual. Cristo pregunta a sus seguidores sobre el “beneficio” (6:32–33) de amar a los que te aman, y “si prestas a aquellos de quienes esperas recibir, ¿qué crédito te corresponde” (6:34)? Nuestras vidas han sido cambiadas por la misericordia y la gracia; debemos compartir esa gracia con los demás, incluso con aquellos que puedan parecer indignos a nuestros ojos.

En otras palabras, cuando amas a quienes quizás no te correspondan, demuestras que tu vida ha sido abrumada por la gracia y que tienes generosidad para dar a los demás sin recompensa. Cuando los cristianos funcionan a partir del profundo pozo de la gracia recibida, Dios es honrado y se prepara la recompensa (Lucas 6:35-36). 

Ejercicio: Considera tres personas en tu vida que deberían recibir más gracia de tu parte. Es

Es probable que los estés tratando según lo que crees que merecen. Reconsidere su trato hacia estos candidatos a la gracia.

  1. Someterse al reino de la gracia de Dios.

¡Qué soberano tan misericordioso que se sienta en un “trono de gracia” (Heb. 4:16)! La naturaleza y los impulsos de Dios hacen que él gobierne con gracia para que los creyentes tengan el privilegio y la bienvenida a vivir todos nuestros días bajo el dominio de la gracia.

Pablo nos llama a darnos cuenta del enorme privilegio que es vivir bajo este reinado: “Porque si por la transgresión de un hombre reinó la muerte, mucho más reinarán los que reciben la abundancia de la gracia y el don gratuito de la justicia”. en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo” (Romanos 5:17).

Debido a que la gracia de Dios en Cristo por su Espíritu ha neutralizado el poder y el efecto del pecado, un creyente es libre de seguir una vida con una comisión decidida. Vivir bajo el gobierno de la gracia permite al cristiano, que fuera de Cristo es rehén de sí mismo, servir a la justicia con devoción y vigor. (Romanos 5:21; 6:6). Y finalmente, “el pecado ya no se enseñoreará de vosotros, ya que no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” (Romanos 6:14).

La santidad ahora se convierte en la principal búsqueda, objetivo y recompensa. La obediencia alimentada por la gracia rechaza la carga de la ley y disfruta de la libertad comprada por Cristo. La gracia de Dios marca el comienzo de la capacidad de perseguir nuestro diseño y propósito originales. ¡Es el eco glorioso del Edén!

Discusión y reflexión:

  1. Si estás en una época de prueba significativa, lee 1 Pedro y enumera las verdades sobre el sufrimiento en cada capítulo y cómo esas verdades deberían impactar tu sufrimiento.
  2. ¿Quién en su vida necesita que se le exprese el evangelio de la gracia en palabra y obra? Habla con tu mentor sobre un plan para extender el mensaje salvador de su gracia. 
  3. ¿Qué buenas obras deberías realizar por la gracia de Dios? ¿Dónde deberías ofrecer más de tu tiempo y energía?
  4. ¿Qué áreas de tu vida pueden seguir siendo rehenes de la ley en lugar de ser liberadas por la gracia (áreas en las que estás viviendo para ganar El favor de Dios, en lugar de vivir en respuesta lo)? ¿Cómo deberías presentar tu vida más fielmente a Dios como instrumento de justicia?

Conclusión

Dios busca derramar abundantemente la plenitud de su gracia en la vida de cada cristiano. La gracia es la generosidad asombrosa e injustificada de Dios hacia los pecadores; salva a los rebeldes a través de un regalo y luego los hace crecer en santidad para la gloria de Dios. Si bien es sorprendente que Dios encomiende su gracia para salvarnos, es imperativo que el cristiano se dé cuenta de la plenitud de la gracia ordenada para llenar sus días. La bondad expansiva de la gracia del don y la grandeza de la gracia del crecimiento son ambas ofrecidas gratuitamente por Dios en Cristo.

Martyn Lloyd-Jones resume la gloria de la gracia con estas palabras: 

Es gracia al principio y gracia al final. De modo que cuando tú y yo lleguemos a nuestro lecho de muerte, lo único que debería consolarnos, ayudarnos y fortalecernos es lo que nos ayudó al principio. No lo que hemos sido, no lo que hemos hecho, sino la gracia de Dios en Jesucristo nuestro Señor. La vida cristiana comienza con gracia, debe continuar con gracia, termina con gracia. Gracia gracia maravillosa. Por la gracia de Dios soy lo que soy. Pero no yo, sino la gracia de Dios que estaba conmigo.

Que nuestros corazones respondan a su gloriosa e incomparable gracia con los sentimientos de Pablo,

“¡Gracias a Dios por su don inefable” (2 Cor. 9:15)! Y así la palabra escrita de gracia de Dios concluye con esta bendición: 

“La gracia del Señor Jesús sea con todos vosotros. Amén” (Apocalipsis 22:21).

—-

Kurt Gebhards es el feliz esposo de Julie y el encantado padre de Reilly, Shea (y Noah), McKinley, Camdyn, Macy y Dax. Es un gozo pastorear a los santos fieles en The Grove Bible Chapel en Valrico, Florida y escribir sobre temas para animar al pueblo de Dios a amarlo y servirlo plenamente. ¡Ah, y disfruto especialmente de los libros puritanos, la historia de la Segunda Guerra Mundial y todo lo relacionado con los Mets de béisbol de Nueva York!

Accede al audiolibro aquí