Mentoría: cómo encontrar uno y serlo

Beau Hughes

album-art
00:00

Introducción

Después de haber servido como pastor de una iglesia llena de estudiantes universitarios durante la mayor parte de los últimos veinte años, una de las preguntas más frecuentes que recibo es: "¿Cómo puedo encontrar un mentor?" La pregunta suele ser formulada por un estudiante o recién graduado que, rodeado de compañeros de su edad, anhela sabiduría, consejo y una relación con alguien que es mayor y está más avanzado en el camino de la vida. Incluso si no están exactamente seguros de lo que significa, quieren un mentor. Muchos incluso asumen que es una especie de derecho de nacimiento de la vida cristiana. 

Inevitablemente, este deseo y búsqueda de mentores por parte de las mujeres y hombres más jóvenes de nuestra congregación provocó la pregunta del otro lado: "¿Cómo puedo ser mentor de alguien?" Aunque ser mayor o estar en otra etapa de la vida puede convertirte en un candidato automático, cuando alguien te pide que lo asesores, ¿qué significa eso? ¿Qué están preguntando realmente? ¿Qué implica ser mentor de alguien? ¿Cómo lo haces? 

A lo largo de los años, hemos visto este baile representarse cientos de veces en nuestra iglesia. La gente está ansiosa por encontrar un mentor. Otros están ansiosos por ser mentores. Sin embargo, ninguno de los grupos sabe muy bien por dónde empezar. Más fundamentalmente, no están seguros de qué es la tutoría. La esperanza de esta guía de campo es proporcionar una base sobre lo que significa encontrar y ser un mentor.

¿Qué es la tutoría?

En términos generales, la tutoría es una guía divina para todos los aspectos de la vida. Como cristianos, es la tarea de ayudar a otros a poner la totalidad de sus vidas bajo el señorío de Cristo Jesús. Por lo tanto, la tutoría implica orientación de todo tipo, donde una persona comparte su sabiduría, conocimiento, habilidades y experiencia para ayudar a otra a crecer en esas áreas. 

Un mentor es alguien cuya vida vale la pena imitar, alguien que invierte intencionalmente en una relación de vida tras vida mutuamente enriquecedora. El aprendiz está ansioso por aprender y crecer, y busca sabiduría y guía de un ejemplo digno. La tutoría cristiana, entonces, es una relación en la que alguien mayor imparte sabiduría para toda la vida a alguien más joven. Este tipo de relación es amplia e incluye lo que frecuentemente llamamos discipulado. 

Más allá de esta descripción de tutoría, las Escrituras proporcionan un ejemplo instructivo y clarificador de tutoría que ahora consideraremos.  

Parte I: Pablo y Timoteo

Una de las imágenes más claras de la tutoría en el Nuevo Testamento es la relación entre el apóstol Pablo y Timoteo. De hecho, a lo largo de los años, muchas personas incluso han formulado sus preguntas y solicitudes de tutoría en torno a esta relación. 

En el libro de los Hechos y las dos cartas personales que le escribió el apóstol Pablo (1 y 2 Tim.), vemos que Timoteo pasó de ser un joven discípulo de Jesús a uno de los sucesores de Pablo en el ministerio. Los destellos del desarrollo de Timoteo bajo la tutoría de Pablo nos proporcionan una base sólida y un modelo para la tutoría. Lo que sigue es una reflexión sobre la tutoría de Pablo a Timoteo como se describe en las Escrituras, seguida de implicaciones prácticas para la tutoría hoy.  

Aunque resulta tentador saltarse las reflexiones teológicas e ir directamente a las implicaciones prácticas, resista la tentación. Estas reflexiones sobre la relación de Pablo y Timoteo no son un carraspeo teológico. Su objetivo es ayudarnos a ganar y articular un punto de apoyo teológico para lo que implica un enfoque distintivamente cristiano de la tutoría. Nuevamente, ¿cómo puedes realmente ser mentor de alguien o ser mentoreado por alguien si no sabes cuál es el objetivo de la mentoría? Estas reflexiones de la relación de Pablo y Timoteo proporcionan una base estable y categorías prácticas que permitirán tanto a los mentores como a los aprendices participar con confianza en sus propias relaciones de mentoría.  

La tutoría de Pablo sobre Timoteo: un resumen

Aunque no se sabe mucho sobre los primeros años de vida y la fe de Timoteo, la correspondencia del apóstol Pablo a Timoteo nos informa que fue entrenado en el temor de Dios desde una edad temprana por su madre judía, Eunice, y su abuela, Loida (2 Tim. 1:5). Estas mujeres piadosas fueron las primeras y más fundamentales mentoras de Timoteo. Desde la infancia de Timoteo, estas mujeres fieles le familiarizaron con las Sagradas Escrituras y le modelaron la fe (2 Timoteo 3:14-15).

Lo mejor que podemos decir es que la tutoría de Pablo hacia Timoteo comenzó en la ciudad de Listra durante su segundo viaje misionero (Hechos 16:1). Cuando Pablo lo descubrió, Timoteo ya había desarrollado una buena reputación entre su iglesia (Hechos 16:2). Es decir, era el principal candidato a aprendiz. Durante su viaje, Pablo notó algo en Timoteo que lo impulsó a llevar al joven con él a la misión (Hechos 16:3). Parece que Paul era activo y oportunista en lo que respecta a la tutoría. Estaba alerta, buscando oportunidades para ser mentor de aquellos que, como Timoteo, se destacaron entre la siguiente generación. Su tutoría con Timothy comenzó de esta manera.

Al salir de Listra, Timoteo se sumergió inmediatamente en la obra del ministerio mientras seguía y ayudaba a Pablo y Silas: Al principio del viaje, Pablo dejó a Timoteo con Silas, brindándole la primera de muchas oportunidades para dar un paso al frente y asumir más responsabilidad ( Hechos 17:14). Pablo también le dio a Timoteo asignaciones especiales a lo largo del camino (Hechos 19:22) y le confió cada vez más liderazgo. Pablo se dedicó a Timoteo y trabajó incansablemente para levantarlo en el ministerio. Aunque el libro de los Hechos proporciona un resumen de las cosas que vio Timoteo, sólo nos queda imaginar las lecciones que aprendió y el comentario que el joven recibió de Pablo a lo largo del camino. Sin duda, verse sumergido en tales experiencias hizo que Timoteo creciera y se desarrollara rápidamente en sus convicciones, llamamiento, carácter y competencias. A medida que transcurrieron los años, Timoteo pasó de ser uno de los muchos aprendices de Pablo a convertirse en uno de los colaboradores más fieles y confiables del apóstol.

Al ver a Timoteo como más que un colaborador (Rom. 16:21; 1 Tes. 3:2) y hermano en Cristo (2 Cor. 1:1; Col. 1:1; 1 Tes. 3:2), Pablo consideró Timoteo su hijo amado y fiel en el Señor (1 Cor. 4:17; 1 Tim. 1:18; 2 Tim. 1:2). En sus cartas personales a Timoteo, Pablo nos ofrece un vistazo de su relación de mentoría, incluidas sus propias esperanzas sobre cómo Timoteo continuaría creciendo y prosperando mucho después de que el apóstol se hubiera ido. 

Aunque Pablo estaba enseñando a Timoteo hacia un fin vocacional particular (el ministerio), hay mucho en la tutoría de Pablo hacia Timoteo que es aplicable a cualquier relación de mentoría. De hecho, uno de los temas generales que emergen de las dos cartas de Pablo a Timoteo es su intención de guiar a Timoteo en cuatro áreas particulares de su vida: sus convicciones, su llamado, su carácter y sus competencias. El apóstol Pablo sabía que estas cuatro áreas de la vida de su aprendiz eran fundamentales para su florecimiento. Así, aprendemos del ejemplo de Pablo que educar a un aprendiz en estas cuatro áreas es el objetivo subyacente de nuestra tutoría. Una mirada más cercana a las dos cartas de Pablo a Timoteo ayuda a aclarar estas categorías.  

La carta de 1 Timoteo

La primera carta de Pablo a Timoteo se centra en instruir a Timoteo para que dirija y supervise la iglesia en la ciudad de Éfeso. Como una de sus asignaciones especiales, Pablo dejó a Timoteo en Éfeso para que confrontara a los falsos maestros en la ciudad. Fue una tarea poco envidiable. Aunque Timoteo tenía poco más de treinta años y todavía relativamente joven para los estándares del mundo, Paul creía que su aprendiz estaba a la altura del desafío pastoral. Escribió la carta para afirmar a Timoteo como su representante en Éfeso y animarlo en la obra. La carta rebosa información para los mentores que buscan aprender cómo desarrollar la próxima generación de líderes. 

Convicción y llamado. 

Pablo comienza su primera carta a Timoteo con un discurso personal y un encargo a Timoteo, exhortándolo a recordar el objetivo final de toda su vida y obra: “El amor que brota de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe sincera” (1: 5). Al recordarle a Timoteo su fundamento para cumplir este encargo, Pablo lo insta a recordar “las profecías que antes se hicieron acerca de ti, para que por ellas luches la buena guerra, manteniendo la fe y una buena conciencia. Al rechazar esto, algunos han naufragado en su fe” (1:18-19). Así abre Pablo la carta. Antes de dar instrucciones sobre lo que Timoteo debe hacer en su trabajo, comienza con lo que es más urgente. Le recuerda a Timoteo su llamado vocacional a su trabajo y lo insta a aferrarse firmemente a las convicciones de su fe que le brindan el fundamento para hacerlo. 

Pablo cree que la sana doctrina de Timoteo y su llamado a la obra, un llamado validado por el don del Espíritu y a través de las profecías hechas sobre él – empoderará a Timothy para el agotador trabajo que tiene por delante. Pablo entiende que, sin firmeza en las convicciones doctrinales y confianza en su llamado, la fe y el ministerio de Timoteo naufragarán. Así abre esta correspondencia personal a su aprendiz. 

Pablo termina la carta de manera similar. Aludiendo a cómo las convicciones y el llamamiento de Timoteo deberían moldear y caracterizar su estilo de vida, Pablo amonesta a Timoteo a huir de las tentaciones y seducciones de su carne: “Pelea la buena batalla de la fe. Echad mano de la vida eterna a la que fuisteis llamados y de la cual hicisteis buena confesión delante de muchos testigos” (6:12-14). Unas cuantas frases más tarde, Pablo termina la carta suplicando: “Oh Timoteo, guarda el depósito que te ha sido confiado” (6:20). Es digno de mención que Pablo termina la carta de la misma manera como la comienza, recalcando a Timoteo que su convicción, hecha visible en su buena confesión, es primordial para sus deberes pastorales en Éfeso. 

Los dos extremos de la carta de Pablo brindan una visión significativa de dos pilares de la tutoría distintivamente cristiana. Al expresar a Timoteo cómo debería llevar a cabo su ministerio en Éfeso, Pablo insiste en que es de primera importancia que Timoteo recuerde, guarde y guarde la confesión de su fe y la seguridad de su llamado vocacional. La angustia de Pablo y la exhortación a Timoteo para que internalice esto queda clara por la forma en que comienza y concluye su carta. Sin embargo, en su tutoría, Pablo también le deja claro a Timoteo que necesitará más que un recuerdo constante de sus convicciones cristianas o confianza en su llamado a prosperar. Timoteo necesitará edificar sobre estos cimientos desarrollando su carácter y competencia. 

Carácter y competencia. 

En uno de los pasajes más memorables relacionados con la tutoría en todas las Escrituras, Pablo arroja luz adicional sobre el objetivo de la tutoría: 

Si pones estas cosas delante de los hermanos, serás un buen siervo de Cristo Jesús, instruido en las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. No tengas nada que ver con mitos tontos e irreverentes. Más bien, prepárate para la piedad; porque si bien el ejercicio corporal es de algún valor, la piedad es valiosa en todos los sentidos, ya que encierra promesa para la vida presente y también para la venidera. Este dicho es digno de confianza y merece plena aceptación. Porque para esto nos esforzamos y nos esforzamos, porque tenemos puesta la esperanza en el Dios vivo, que es Salvador de todos, especialmente de los que creen. 

Manda y enseña estas cosas. Nadie os menosprecie por vuestra juventud, sino sed ejemplo de los creyentes en la palabra, en la conducta, en el amor, en la fe y en la pureza. Hasta que yo llegue, dedícate a la lectura pública de la Escritura, a la exhortación, a la enseñanza. No descuides el don que tienes, que te fue dado por profecía cuando el consejo de ancianos te impuso las manos. Practica estas cosas, sumérgete en ellas, para que todos puedan ver tu progreso. Mantén una estrecha vigilancia sobre ti mismo y sobre la enseñanza. Persiste en esto, porque al hacerlo te salvarás a ti mismo y a tus oyentes. (1 Timoteo 4:6–16)

En estos versículos, Pablo reitera la necesidad de que Timoteo se ejercite en las “palabras de fe y de la buena doctrina” que ha seguido (4:6). También se hace eco de su advertencia anterior de “no descuidar el don” (4:14) que Dios le ha dado a Timoteo. Esta es una prueba más de la preocupación de Pablo por que Timoteo alimentara sus convicciones y su llamamiento. Pero hay más en este pasaje. 

La idea central del texto es una amonestación por la convicción y el llamado vocacional de Timoteo para dar forma a sus dos ministerios principales: su estilo de vida y su enseñanza. Gordon Fee explica que este pasaje “deja en claro que Pablo quiere que Timoteo funcione como modelo (vv. 12, 15), tanto para una vida piadosa (v. 12) como para el ministerio (vv. 13-14), todo para por el bien de sus oyentes”. En otras palabras, anclado en sus convicciones y su llamamiento, Timoteo iba a ser un hombre de impecable personaje y notable competencia mientras enseñaba y modelaba la vida cristiana. La mezcla del estilo de vida de Timoteo (vv. 7, 8, 12, 15-16) y su enseñanza (vv. 6, 11, 13, 15-16), alimentadas e informadas por sus convicciones y llamado, son el trabajo real de la pastoral. ministerio al que Timoteo se dedicaría. 

Primera Timoteo nos muestra que el objetivo de la tutoría es fortalecer las convicciones y la vocación vocacional del aprendiz. Lo que un aprendiz cree acerca de Dios y lo que Dios le ha dotado y llamado a hacer vocacionalmente en el mundo como parte de la Gran Comisión es fundamental para su florecimiento. Sin embargo, esta carta también nos muestra la importancia de desarrollar el carácter y la competencia de un aprendiz. Si tuviéramos que resumir los objetivos de Pablo para la tutoría en 1 Timoteo, diríamos que esos objetivos son desarrollar la propia convicción, el llamado, el carácter y la competencia. Esto también lo vemos en 2 Timoteo.

La carta de 2 Timoteo

La segunda carta de Pablo a Timoteo es más personal que la primera. Aunque Pablo sigue preocupado por muchos de los mismos problemas entre la iglesia de Éfeso, esta carta adquiere un tono completamente diferente. Gran parte de esto se explica por el hecho de que la situación personal de Pablo ha cambiado drásticamente desde su primera carta. Cuando Paul escribe su segunda carta a Timothy, está en prisión esperando su ejecución, y su muerte inminente eclipsa su última correspondencia con el hombre a quien ha asesorado. La tarifa expone, 

En cierto sentido, es una especie de última voluntad y testamento, un “paso del manto”. En contraste con 1 Timoteo, 2 Timoteo es intensamente personal, recuerda sus primeros días juntos (3:10–11; cf. 1:3–5) y, sobre todo, apela a la lealtad permanente de Timoteo: al evangelio, al propio Pablo. , a su propio llamamiento (1:6–14; 2:1–13; 3:10–4:5). 

Pablo muestra su corazón en esta carta. Thomas Lea y Hayne P. Griffin lo resumen de esta manera: “Pablo centró su interés en Timoteo. Esta es una palabra personal para un querido seguidor”. Sus palabras ofrecen una imagen de sus últimas esperanzas para su hijo en la fe. La carta es un resumen vulnerable de cómo Pablo espera que Timoteo persevere en la obra del ministerio y encomiende su fe a la próxima generación. Proporciona uno de los vislumbres más claros del corazón y la esperanza de la tutoría cristiana. 

Convicción y vocación. 

Aunque diferentes en tono, las palabras de exhortación de Pablo en esta segunda carta son similares a lo que ya hemos resumido de la primera. Pablo le recuerda a Timoteo que sus convicciones y su llamado son la base de su florecimiento: “Me acuerdo de tu fe sincera. . . . Por esto os recuerdo que avivéis el fuego del don de Dios que está en vosotros por la imposición de mis manos, porque Dios nos ha dado espíritu no de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio” (1:5 , 6–7). 

La “fe sincera” de Timoteo (1:5) y el “don de Dios” (1:6) fueron el punto de partida de su vida y ministerio. Timoteo debía aferrarse a las sinceras convicciones de su fe y “avivar” los dones de su vocación. Pablo se presenta a sí mismo como modelo de Timoteo. Él exhorta: “Seguid el modelo de las sanas palabras que habéis oído de mí, en la fe y el amor que es en Cristo Jesús. Guardad por el Espíritu Santo el buen depósito que os ha sido confiado” (1:13-14). La tutoría más importante ocurre no sólo, ni siquiera principalmente, a través de lo que decimos, sino a través de nuestras propias vidas. 

Pablo espera y espera que Timoteo aprenda lo más importante sobre la vida y el ministerio a partir de su propio ejemplo: la sana doctrina conduce a una fe y un amor sólidos. Este es el modelo que quiere que siga Timoteo. Tal como lo hizo en su primera carta, Pablo sigue estas palabras fundamentales recordando y advirtiendo a Timoteo de lo que les sucede a aquellos que descuidan construir sus vidas y su ministerio en torno a sus convicciones y llamado: abandonan la fe y se alejan de sus colaboradores. (1:15). Pablo no quiere esto para Timoteo. 

Más adelante en la carta, Pablo reitera su esperanza de que Timoteo siga su ejemplo y edifique su ministerio sobre sus convicciones y llamamiento: 

Vosotros, sin embargo, habéis seguido mi enseñanza, mi conducta, mi objetivo en la vida, mi fe, mi paciencia, mi amor, mi constancia, mis persecuciones y sufrimientos que me sucedieron. . . continúa en lo que has aprendido y has creído firmemente, sabiendo de quién lo aprendiste y cómo desde la niñez has conocido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe en Cristo Jesús. (3:10–11, 14–15)

Con su muerte cerca, la principal angustia de Pablo por su amado aprendiz es la misma: que persevere en su fe y ministerio aferrándose a sus convicciones y recordando su llamado. Parece que Pablo no puede repetir estos fundamentos lo suficiente. 

Carácter y competencia. 

Sin embargo, al igual que en la primera carta, Pablo deja en claro su deseo de que Timoteo haga más que simplemente aferrarse a su creencia y su llamado. Timoteo ha sido llamado y dotado para enseñar y modelar sus convicciones a los demás. Pablo dice: “Lo que habéis oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2:2). Es aquí donde uno comienza a ver la estrategia de Pablo para hacer madurar la iglesia. Pablo ha derramado su vida en Timoteo. Ahora espera que Timoteo haga el mismo depósito en otros. El trabajo de mentoría consiste en inculcar convicciones y carácter en las vidas de los demás para que puedan volverse y hacer lo mismo. Esta obra de multiplicación es a la que Timoteo fue llamado a hacer. A medida que se acercaba la muerte, Pablo esperaba que su propio ministerio avanzara a través de los depósitos fieles e intencionales de Timoteo en otros.

Y, como en la primera carta, Pablo transmite que Timoteo debe hacer esta obra modelando un carácter piadoso y enseñando competentemente la palabra de verdad. Dos pasajes de la carta lo dejan claro. El primero se encuentra en 2 Timoteo 2:

Recuérdales estas cosas y encárgales ante Dios que no discutan sobre palabras, lo cual no hace ningún bien, sino que sólo arruina a los oyentes. Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como trabajador que no tiene de qué avergonzarse, que maneja rectamente la palabra de verdad. Pero evita la charla irreverente, porque conducirá a la gente a más y más impiedad, y su charla se extenderá como gangrena. . . . Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor de corazón puro. No tengas nada que ver con controversias tontas e ignorantes; ya sabes que engendran riñas. Y el siervo del Señor no debe ser pendenciero, sino amable para con todos, capaz de enseñar, soportando el mal con paciencia, corrigiendo con mansedumbre a sus adversarios. Quizás Dios les conceda el arrepentimiento que les lleve al conocimiento de la verdad, y puedan entrar en razón y escapar del lazo del diablo, después de haber sido capturados por él para hacer su voluntad. (2:14–17, 22–26)

Timoteo debe modelar (2:15–16, 22–25) y enseñar (2:14–15, 24–25) la vida cristiana a quienes están dentro (2:14) y fuera de la iglesia (2:25). Para que Timoteo pueda hacer esto, debe crecer en carácter piadoso y desarrollar competencia en la proclamación. La esperanza es que Dios, a través del estilo de vida y las enseñanzas de Timoteo, conceda y guíe a las personas, especialmente a aquellos que se oponen a su vida y mensaje, al arrepentimiento (2:25-26). 

El último encargo de Pablo a Timoteo transmite la misma esperanza. Se encuentra al final de la carta. Pablo escribe,

Os encargo delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, y en su manifestación y en su reino, que prediquéis la palabra; estad preparados a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende y exhorta, con total paciencia y enseñanza. Porque llegará el momento en que los hombres no soportarán la sana enseñanza, sino que, teniendo comezón de oír, acumularán maestros acordes a sus pasiones, dejarán de escuchar la verdad y se adentrarán en las fábulas. En cuanto a ti, sé siempre sobrio, soporta el sufrimiento, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. (4:1–6)

Nuevamente, uno ve la visión de Pablo para que Timoteo cumpliera su vocación ministerial a través de una mezcla de su carácter paciente, sobrio y firme y su predicación y enseñanza constante, diligente y competente. Además de proteger y nutrir las convicciones y el llamado de su aprendiz, Paul buscaba fomentar su carácter y competencia hasta el final. 

La relación de Pablo con Timoteo proporciona información invaluable sobre la naturaleza de la tutoría. De las cartas de Pablo a Timoteo se aprende que su mentoría se centró en cuatro áreas particulares de la vida de Timoteo: sus convicciones, llamado, carácter y competencias. La tutoría cristiana tiene como objetivo exactamente las mismas cosas. Aunque la tarea y el contexto de nuestras relaciones de mentoría son diferentes a los de Pablo y Timoteo, su relación nos ayuda a comprender la naturaleza fundamental y los objetivos de la mentoría. Cualquier persona joven que busque ser mentoreada y cualquier persona mayor que desee ser mentora recibirán buenas instrucciones de Pablo y ordenarán nuestras relaciones de mentoría a la luz de ellas. El resto de esta guía de campo tiene como objetivo brindar consideraciones prácticas sobre cómo hacer precisamente eso. 

Parte II: Encontrar un mentor

En cierto sentido, encontrar un mentor es fácil.¡solo pregunta! Encuentre a alguien cuya vida (cuyas convicciones, vocación, carácter y competencias) valga la pena imitar y pídale que sea su mentor. Pero encontrar un mentor suele ser un poco más complicado que eso. Si fuera así de simple, no sería una de las preguntas más frecuentes que he recibido a lo largo de los años y esta guía de campo sería mucho más breve. Pero tenga en cuenta que, en última instancia, ahí es donde termina la búsqueda de un mentor: le estás pidiendo a alguien que te asesore. A lo largo del camino, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta que podrían ayudarle a encontrar el mentor adecuado.  

Sea capaz de ser mentor.  

Esto fácilmente se pasa por alto en la búsqueda de un mentor. Y ciertamente, es fácil pasarlo por alto en el ejemplo de Timoteo. Cuando Pablo apareció en Listra, Timoteo ya tenía una buena reputación entre la iglesia. Aunque no podemos estar seguros de por qué, Pablo vio ciertas cualidades en Timoteo que lo convirtieron en un candidato ideal para ser mentor. Es decir, Timoteo podía ser mentor. 

Como mencioné anteriormente, a lo largo de los años me he encontrado con muchos jóvenes que asumieron que tener un mentor era una especie de derecho innato de la vida cristiana. La suposición, a menudo inconsciente, era algo así como: "Todos reciben un Paul". Lo que he tenido que explicar a menudo es que "No, no todo el mundo tiene un Paul". ¡Y no sólo porque Pablo fuera apóstol! En muchos contextos, como en mi iglesia local, la demanda de mentores simplemente supera la oferta. Y así, aquellos cuyas vidas vale la pena imitar ya están asesorando a personas. Lo que significa que simplemente hay menos mentores disponibles, y aquellos que los hay tienen que ser selectivos a quiénes eligen para ser mentores. 

Al buscar un mentor, es necesario preguntarse: “¿Soy el tipo de persona que está preparada para imitar una vida digna del Evangelio?” No todo el mundo consigue un Paul. Y una de las razones es que no todo el mundo es Timoteo. Por todo lo que no sabemos sobre Timoteo, sí sabemos que podía ser mentor. Estaba ansioso y dispuesto a que alguien moldeara y fortaleciera sus convicciones, su vocación, su carácter y sus competencias. Ya estaba viviendo una vida orientada a Dios cuando Pablo llegó a la ciudad. 

Sepa dónde buscar. 

Otra consideración práctica a la hora de encontrar un mentor es saber dónde encontrarlo. Puedes encontrar un mentor en cualquier lugar. Pero el lugar ideal para encontrar un mentor es tu iglesia local. De esa manera, sus vidas estarán más entrelazadas (y su tutoría será más profunda) porque sus vidas espirituales están siendo moldeadas por la misma congregación. Estás adorando y recibiendo la misma enseñanza cada semana. Tus convicciones doctrinales generalmente están alineadas, así como tus ritmos semanales de adoración. Encontrar un mentor en su congregación brinda más oportunidades para que la tutoría sea vitalicia y no compartimentada en un área de la vida. Encontrar un mentor en su iglesia local es de gran ayuda para garantizar que se compartan el área más importante y fundamental de la relación de mentoría: sus convicciones cristianas. 

Para muchas personas, el principal obstáculo para encontrar un mentor es que simplemente no se encuentran en contextos con personas mayores o en una etapa diferente de la vida. Lamentablemente, esto suele ser cierto incluso en las iglesias. A lo largo de los años, para muchos en mi iglesia, tomarse en serio la búsqueda de un mentor significó levantarse más temprano e ir al servicio de adoración más temprano. Para otros, significó que comenzaron a asistir a las reuniones mensuales de oración de la iglesia en busca de un mentor allí. Para otros, significó la transición de su grupo comunitario, lleno de compañeros de su edad, a un grupo multigeneracional. O se unieron a un estudio bíblico para hombres o mujeres específicamente para estar con hombres o mujeres mayores. Cualquiera sea el caso, para muchos, tomar en serio la búsqueda de un mentor les exigió reorganizar sus agendas para estar en lugares donde se pudieran encontrar mentores. 

Mientras piensa en encontrar un mentor, ¿se encuentra en los contextos adecuados? ¿Qué necesitas reorganizar en tu agenda, y particularmente en tu vida en tu iglesia local, para tener más probabilidades de encontrar a alguien cuya vida valga la pena imitar? 

 

Sepa a quién estás buscando. 

Mientras piensa dónde buscar un mentor, también es importante tener claridad sobre a quién está buscando. Cuando piensas en mujeres y hombres cuyas vidas vale la pena imitar, ¿sabes lo que eso significa? Más allá de ser cristiano, ¿qué más buscas en un mentor? Aquí es donde las categorías que extrajimos de las cartas de Pablo a Timoteo pueden resultarle útiles a usted como aprendiz. Al buscar una mujer o un hombre que lo oriente, está buscando a alguien que pueda moldear sus convicciones, su vocación, su carácter y sus competencias. 

    • Convicciones: Al buscar un mentor, usted busca a alguien que sea claro y convencido en sus creencias acerca de Dios y el evangelio. No es necesario que sea un profesor de seminario ni que lleve consigo un libro de teología sistemática en sus automóviles, pero hay que tener confianza en que esta persona está arraigada y cimentada en la verdad de la Palabra de Dios. Y más que simplemente conocer y articular la doctrina correcta, deberían vivir sus vidas a la luz de ella. Recuerde, Pablo animó a Timoteo no sólo a imitar lo que creía, sino también a vivir a la luz de lo que creía. Cuando buscas un mentor, buscas a alguien cuya vida valga la pena imitar en este sentido. Y, por lo tanto, alguien que sea capaz de orientarlo, moldearlo, dirigirlo y fortalecerlo en sus propias convicciones cristianas.   
  • Vocación: Además de las convicciones cristianas, también buscas a alguien que sea capaz de ayudarte a crecer en tu vocación vocacional. Ya seamos pastores, amas de casa, maestros o barberos, nuestras vocaciones importan en el reino de Dios. Dedicaremos más tiempo de nuestras vidas a nuestra vocación que a cualquier otra cosa, salvo el sueño. Por eso es tan importante integrar nuestra adoración y trabajo. La vocación de Timoteo era el ministerio pastoral, y el apóstol Pablo estaba excepcionalmente equipado para ayudarlo a vivir ese llamado fielmente. ¿Qué pasa contigo? ¿Tienes sentido de tu vocación vocacional? Quizás lo haga y quiera encontrar un mentor que haya trabajado en una vocación similar. Quizás desees tener más claridad al respecto y es por eso que, para empezar, estás buscando un mentor. Cualquiera sea el caso, una consideración importante al encontrar un mentor es encontrar a alguien cuya vocación y ética laboral respetes. Lo creas o no, gran parte de tu conversación a lo largo de la tutoría se centrará en tu trabajo. Mientras mantiene los ojos abiertos en busca de un mentor potencial, su propio sentido de llamado vocacional, o la falta de él, podría ser útil en sus consideraciones. 
  • Personaje: Como le gusta decir a uno de mis amigos y mentores: "El carácter es el rey". En una relación de mentoría sana, esto será cierto. Vemos esto en las cartas de Pablo a Timoteo. Una y otra vez, Pablo aconseja, recuerda y exhorta a Timoteo acerca de su carácter. Y cuando se trata de mentoría, no puedes dar lo que no tienes. Al buscar un mentor, está buscando una mujer o un hombre cuyo carácter, arraigado y florecido en sus convicciones, se viva de una manera digna del evangelio. Es un cliché en la tutoría y el discipulado que “se aprende más de lo que se enseña”, y esto ciertamente es cierto con respecto al carácter. Para bien o para mal, tu carácter estará moldeado por el carácter de tu mentor. Quizás sea el aspecto que más da forma a la relación. Cuando busque un mentor, tenga esto en cuenta. Mire más allá de los aspectos secundarios que inicialmente podrían inclinarlo hacia alguien y encuentre un mentor cuyo carácter sea lo más atractivo de esa persona. 
  • Competencias: Por último, habrá una variedad de competencias para la vida (en el trabajo, en el hogar, en las relaciones, etc.) que necesitará desarrollar en los próximos días y años. Una gran parte de la tutoría es tener a alguien que lo anime y estimule en las áreas en las que es competente y que le brinde consejo, consuelo y corrección en las áreas en las que aún no es competente. Obviamente, esto no quiere decir que sea necesario encontrar un mentor que sea omnicompetente en todos los ámbitos de la vida. Esa persona no existe. Y lo más probable es que haya áreas de la vida, y quizás particularmente vocacionales, en las que usted tenga más competencia y habilidad que su mentor. Lo que intento reconocer aquí es que en una relación de mentoría en la que buscas guía divina para toda la vida, es importante que respetes la capacidad de tu mentor para hablar de tus competencias. En muchos sentidos, ésta será el área de algunas de las conversaciones más prácticas que tendrá. Un buen mentor podrá detectar y fomentar sus competencias más sólidas y las áreas de sus incompetencias más evidentes. Ambos son importantes.   

Aunque esto puede dar mucho en qué pensar e incluso resultar un poco abrumador, es importante saber a quién estás buscando cuando intentas encontrar un mentor. En general, estás buscando a alguien cuya vida hayas determinado que vale la pena imitar. Más específicamente, buscas a alguien que creas que es capaz de nutrir tus convicciones, tu vocación, tu carácter y tus competencias. 

Sepa qué preguntar. 

En realidad, hacer la “gran petición” es donde se encuentra el camino para encontrar un mentor. Aunque encontrar uno no es tan fácil como preguntar, la forma en que se acerca a un mentor potencial es una parte importante para establecer la relación que desea. A lo largo de los años, una de las respuestas más comunes que he observado a la pregunta "¿Serás mi mentor?" es la respuesta: "¿Qué quieres decir con eso?" Entonces, una vez que haya discernido a quién le gustaría pedirle que lo asesore, haría bien en considerar lo que está solicitando. 

Más particularmente, sería beneficioso para usted considerar cómo le gustaría que se estructuraran los tiempos “formales” de tutoría. Aunque la estructura dependerá en última instancia de la disponibilidad y las preferencias del mentor, es útil saber qué le gustaría pedir desde el principio. ¿Quieres reunirte con tu mentor dos veces al mes? ¿Una vez por semana? ¿Quieres que el tiempo se oriente hacia una conversación abierta, un estudio de un libro o algún tipo de combinación? ¿Cuándo y dónde te gustaría reunirnos? ¿Durante el almuerzo? ¿En la oficina? Estos son los tipos de preguntas en las que quizás quieras pensar cuando te estés preparando para pedirle a alguien que te asesore. Nuevamente, el mentor eventualmente determinará gran parte de la estructura, pero pensar en estas cosas desde el principio solo servirá para transmitir la sinceridad y consideración de su solicitud. También podría resultarle útil utilizar las categorías anteriores (convicciones, vocación, carácter y competencias) para desarrollar una lista más específica de las formas en las que espera crecer y desarrollarse a través de la relación que está buscando.  

Entonces, cuando busque un mentor, sepa lo que está preguntando. De esa manera, cuando hagas la pregunta: "¿Quieres ser tu mentor?" y ellos responden: "¿Qué tienes en mente?" Estarás listo. Además de ayudarle a aclarar lo que espera de la relación, esa consideración ayudará al mentor potencial a comenzar a imaginar con usted cómo podría ser la tutoría. 

Sepa a quién preguntar. 

¡Otro recurso que a menudo se pasa por alto a la hora de encontrar un mentor son otras personas! Informe a otras personas que está buscando un mentor y vea si tienen alguna recomendación. Si ha decidido buscar un mentor en su iglesia, pregúntele a sus pastores o ministros a quién recomendarían. A menudo, pueden aprovechar su conocimiento de su vida y los detalles de lo que espera de una tutoría, y pueden ayudarle a identificar quién podría ser una buena opción para asesorarlo. En más de una ocasión, he visto a personas hacer este tipo de solicitudes de recomendaciones y obtener el mismo nombre de varias personas. Esta confirmación es siempre un estímulo. Aunque puede ser una lección de humildad, es útil que otras personas sepan que estás buscando un mentor y estar abierto a sus ideas. 

Orar. 

Por último, pero no menos importante, ore por el mentor que busca. En cierto sentido, encontrar un buen mentor es como encontrar un buen amigo. Puedes preparar y seguir uno, puedes pedir recomendaciones, pero no puedes idear ni hacer que surja uno con tus propios esfuerzos. En última instancia, una tutoría formativa, como una amistad profunda, es algo que necesitará recibir cuando Dios bondadosamente lo haga posible. ¡Lo cual requerirá que estés atento a una respuesta a tus oraciones!

Si ha leído hasta aquí, significa que tiene hambre de encontrar un mentor, de que alguien le dé forma y lo dirija hacia la plenitud de sus convicciones, vocación, carácter y competencias. En verdad, la acción más práctica que puedes tomar en respuesta a este deseo es orar. Pídele a Dios que te proporcione el mentor que necesitas. Y mantenga los ojos y las manos abiertos, listos para reconocer y recibir al mentor que él brinda. Es el deleite de nuestro Padre conformarnos a la imagen de su Hijo, por lo que no deberíamos sorprendernos si nos trae a alguien a quien utilizará para ese fin. Entonces, al considerar a quién preguntarle y qué preguntarle, no deje de preguntarle a Dios. Él sabe exactamente quién y qué necesitas. 

Parte III: Ser un mentor

Al igual que encontrar un mentor, en cierto sentido ser mentor es fácil.¡solo di que sí! O mejor aún, no esperes a que alguien te pregunte. Iniciado. Encuentre a alguien cuya vida (cuyas convicciones, vocación, carácter y competencias) desee moldear y pregúntele si puede ser su mentor.. Nuevamente, eso suena bastante fácil, pero sabemos que ser un buen mentor tiene más matices que eso. Si fuera así de simple, habría mucha menos gente buscando mentores.. Pero en el corazón de la tutoría, hay un simple deseo de confiar y transmitir a los demás todo lo bueno que Dios ha hecho por nosotros. Además de la voluntad de hacerlo, he aquí algunas ideas a tener en cuenta que podrían resultar útiles en sus esfuerzos como mentor.  

Sepa que tiene algo que ofrecer. 

Uno de los primeros y mayores obstáculos a los que se enfrentan mujeres y hombres en su camino hacia la tutoría es la sensación de que no tienen nada que ofrecer. La gente preguntará: "¿Por qué alguien querría que yo fuera su mentor?" o “¿Qué tengo que aportar?” Lamentablemente, estos sentimientos han mantenido al margen a muchas personas que tienen mucho que ofrecer. 

Una forma de combatir estas inseguridades es simplemente reconocer que son normales y que se esperan en el camino de la tutoría. Sí, hay unos pocos benditos entre nosotros que parecen saber que tienen algo que ofrecer al mundo. Pero la mayoría, incluso aquellos que sin duda tienen vidas dignas de imitar, no suelen sentirse así. Simplemente no nos sentimos mentores, en parte porque somos muy conscientes de las áreas de nuestras vidas que necesitan tutoría. Y es importante recordar esto: convertirse en mentor no significa que hayamos superado la necesidad de ser mentores en nuestras propias vidas. Pero nunca seremos productos terminados, por lo que no necesitamos esperar hasta entonces para ofrecernos a ayudar a otros. Lo fundamental para ser mentor es la voluntad de reconocer humildemente que tenemos algo que ofrecer. 

Si cree que no tiene nada que ofrecer como mentor, pídale a la persona que le ha solicitado que le asesore sobre lo que cree que usted tiene para ofrecerle. Y recuerde que, en última instancia, la tutoría no se trata de usted. Se trata de la persona a la que estás asesorando. Para el mentor, la tutoría se trata más fundamentalmente de discernir lo que el aprendiz necesita y cómo podemos servirle para ese fin, no de lo que tenemos para dar. Todos podemos servir a los demás con amor. Y si le ayuda pensarlo de esa manera, ese es el corazón de lo que se le pide que ofrezca en la tutoría: servir a su aprendiz con amor.   

Sepa lo que está asesorando. 

Mientras busca administrar el privilegio e imaginar el potencial de su tutoría, es importante saber qué es lo que realmente está asesorando (lo que pretende moldear, desarrollar y nutrir) en su aprendiz. ¿Qué espera que suceda a través de su tutoría? ¿Cuál es tu objetivo? Nuevamente, aquí es donde las categorías que observamos en las cartas de Pablo a Timoteo pueden resultarle útiles como mentor. Usted no es el apóstol Pablo y no está asesorando a Timoteo, pero el objetivo de su tutoría, como la de Pablo, es moldear las convicciones, el llamamiento, el carácter y las competencias de la persona a la que asesora. 

  • Convicciones: Lo más fundamental que buscamos orientar en nuestros aprendices son sus convicciones cristianas. La tutoría distintivamente cristiana se basa en convicciones distintivamente cristianas. Esto no significa que necesites un título de seminario o llevar contigo una teología sistemática en tu auto, pero sí significa que el objetivo subyacente de tu tutoría es hacia Dios. Ser un mentor distintivamente cristiano es comprender que el objetivo fundamental de su mentoría no es impartir sabiduría, aunque es de esperar que eso suceda. Es dedicarse a que su aprendiz esté arraigado y cimentado en el evangelio de Jesucristo. 
  • Vocación: Por supuesto, además de ayudarlos a cimentarse aún más en sus convicciones cristianas, también los ayudará a recordar, y tal vez a discernir, su llamado vocacional. Gran parte de su tutoría, como vemos en las cartas de Pablo a Timoteo, se centrará en la vocación de su aprendiz. Podrás ayudarlos a pensar en los altibajos, las victorias y las derrotas, el deseo o la falta de deseo que experimentan en la vocación que Dios les ha dado. A menudo, este será el problema más importante y apremiante que enfrente su aprendiz. Es posible que incluso te hayan buscado como mentor para examinar y ganar claridad o confianza sobre su vocación.

Esto no significa que debas tener la misma vocación que las personas a las que asesoras, aunque eso podría resultar útil. Y algunos tal vez prefieran eso. Pero un bombero puede ser mentor de un contador y un ama de casa puede ser mentor de un abogado. En la tutoría, la vocación particular importa menos que la forma en que uno aborda su vocación hacia Dios. Una de las principales oportunidades que tiene como mentor es ayudar a su aprendiz a integrar la fe y el trabajo, a ver el trabajo como un verdadero llamado y vocación en la vida, y no solo un trabajo. Los orientará hacia la confianza y el gozo en este llamado. 

  • Personaje: La formación del carácter es el corazón de la tutoría distintivamente cristiana. Al ser mentor, estás invitando al aprendiz a seguir a Jesús y a buscar conformarse cada vez más a su carácter junto a ti. Éste es, en última instancia, el objetivo de la tutoría. Entonces, mientras se prepara para ser mentor, haga de este su objetivo principal. Independientemente de lo que tu aprendiz crea que te pide que seas o hagas al ser su mentor, mantén clara en tu mente la prioridad de la formación del carácter. No es necesario que se lo digas tan claramente como está escrito en este párrafo (aunque puedes elegir hacerlo), pero debe permanecer al frente de tu visión como mentor. Nuevamente, su función principal no es impartir sabiduría y conocimiento secretos a su aprendiz, sino guiarlo para que sea conformado al carácter de Cristo, en quien la sabiduría y el conocimiento están escondidos. 

Y mientras mantiene la formación del carácter en primer plano en su mente durante su tutoría, recuerde también que su aprendiz probablemente aprenderá más observando su carácter que escuchándolo hablar sobre él. Sabiendo esto, sea intencional en el ejemplo que dé. Y sea intencional en cuanto a formas creativas en las que puede invitar a su aprendiz a ser testigo de su vida. Invítelos a su casa o a observarlo en su trabajo en su propia vocación u otros entornos, si corresponde. Lo sepan o no, la parte más beneficiosa de su tutoría será el efecto que inevitablemente tendrá en el carácter de su aprendiz. Y gran parte de ello simplemente mediante la observación de tu vida. No pierdas el foco en esto. En medio de toda la sabiduría y experiencia que el aprendiz esperará obtener de las conversaciones con usted, recuerde que lo que su aprendiz más necesita es que su carácter se transforme. Y una manera principal en que Dios logrará eso es a través de su propio ejemplo. 

  • Competencias: Por último, habrá una variedad de competencias para la vida (en el trabajo, en el hogar, en las relaciones, etc.) que su aprendiz querrá y necesitará desarrollar en los próximos días y años. Tranquilo, esto no significa que tengas que enseñarles a hacer de todo. Y ciertamente no significa que usted tenga que ser competente en todas las áreas de su incompetencia. De hecho, una de las principales formas en que podrá ayudar a su aprendiz es permitiéndole ver cómo usted también, aunque tenga años por delante, todavía está identificando áreas de su vida en las que necesita crecer, aprender y volverse más competente. Así que anímate, ¡tu propia incompetencia es parte de lo que te convertirá en un buen mentor!

Cuando se trata de competencias en tutoría, pensamos principalmente en la conciencia. Parte de ser mentor es detectar, comunicar y nutrir las áreas tanto de competencias más fuertes como de incompetencias más evidentes. Ambos son importantes. Y una gran parte de su papel es simplemente ayudarlos a detectar estas áreas de fortaleza y debilidad, reconocerlas y responder con valentía a ellas con la mayor fidelidad posible. 

Sepa a quién está asesorando. 

Además de saber qué estamos asesorando en los demás, es importante saber a quién estamos asesorando. Aunque los objetivos categóricos de la tutoría son siempre los mismos, cada aprendiz es diferente. Y le brinda uno de los mayores privilegios de cualquier tutoría: la oportunidad de conocer a la persona a la que está asesorando. 

Aunque la singularidad puede y se ha exagerado en nuestra cultura, cuanto más sepa acerca de su aprendiz, más específica y concretamente podrá orientarlo. En ese sentido, puede ser como criar varios hijos. Una cosa es saber cómo criar a sus hijos en general; otra es saber criar a cada niño de forma específica. Generalmente los crías a todos igual. Pero al mismo tiempo también los planteas a todos de manera distintiva. Lo mismo ocurre con la tutoría. 

En vista de esto, disfrute conociendo a su aprendiz. Al igual que en la crianza de los hijos, la conexión relacional que forje con su aprendiz le abrirá un mundo de disfrute y confianza. Y este mundo nunca surgirá si simplemente “conecta y usa” la tutoría. Parte de la razón por la que Pablo pudo escribir las cosas específicas y personales que le hizo a Timoteo es porque su relación con Timoteo no era meramente transaccional. Era más que transferir información o conocimientos. Mucho más. 

Cuanto más tiempo te tomes para conocer y amar a tu aprendiz, más transformadora será la tutoría. Para ambos. En verdad, uno de los mayores regalos que un mentor ofrece a un aprendiz es la relación. Si la formación del carácter es el corazón de la tutoría, la relación es el alma. Conozca a quién está asesorando. 

Sepa cómo está asesorando. 

Además de saber qué y a quién está asesorando, sepa cómo lo está haciendo. Con esto me refiero a la forma y estructura que adoptará su tutoría. 

Existe una variedad aparentemente infinita de formas que puede adoptar la tutoría. ¿Cuál quieres que sea el tuyo? ¿Quieres reunirte con tu aprendiz dos veces al mes? ¿Una vez por semana? ¿Quieres que el tiempo se oriente hacia una conversación abierta, un estudio de un libro o algún tipo de combinación? ¿Cuándo y dónde te gustaría reunirnos? ¿Durante el almuerzo? ¿En la oficina? ¿En tu casa? ¿Todo lo anterior? ¿Qué tipo de estructura le permitiría presionar mejor para desarrollar las convicciones, el llamado, el carácter y las competencias del aprendiz? Este es el tipo de preguntas en las que podrías pensar cuando te estás preparando para ser mentor de alguien. Es posible que le lleve algún tiempo determinar qué prefiere o qué funciona mejor para usted. Esta bien. Lo importante aquí es tener algún tipo de estructura y coherencia, incluso si esa estructura y coherencia cambian con el tiempo. 

Para empezar, podría considerar reunirse con su aprendiz una vez por semana. Quizás tenga el mismo día y hora cada semana pero en un entorno diferente. Esto le permitiría comenzar el proceso de conocer a su aprendiz y cuáles parecen ser inicialmente las necesidades más urgentes de la tutoría, mientras ustedes dos desarrollan una forma y estructura a largo plazo. En última instancia, sus preferencias e inclinaciones deberían impulsar lo que termine siendo la estructura. No te avergüences de esto. Eres el mentor. Y aunque nunca querrás ser egoísta en la relación de mentoría, formar y estructurar la mentoría de una manera que te permita servir será, en última instancia, lo mejor para tu aprendiz.

Estar. 

Finalmente, una gran parte de ser mentor es simplemente estar ahí con y para el aprendiz. Sería engañoso decir que presentarse y escuchar activamente es todo lo que hay que hacer para ser mentor. Pero es una gran parte de ello. Cuando te comprometes a ser mentor, te comprometes a algo más que una reunión constante. Te comprometes a estar presente en la vida de tu aprendiz. Mientras dure la tutoría, y tal vez más allá, usted se compromete a estar entre aquellos que estarán ahí para ayudarlos. Te comprometes a ser ojos, oídos y una voz a la que acudir en una etapa única de la vida. Fundamentalmente esto se expresa dentro de los tiempos estructurados de la tutoría. Pero en las tutorías más saludables, se traspasan esos límites. 

Cualquiera que sea la forma y estructura de la tutoría, preséntese y esté presente cuando se reúna. Recuerde que ser mentor no se trata sólo de darle tiempo a un aprendiz: se trata de darle tiempo de calidad. Todos sabemos que puedes estar en una reunión o conversación sin estar realmente allí. ¡Resiste esto en tu tutoría! Estar. Esfuércese por escuchar y, en el Espíritu de Cristo, amar a su aprendiz. Cuando estés con ellos, quédate con ellos. Más que nada, lo que los aprendices necesitan de un mentor es una persona que esté delante de ellos en el camino y que esté dispuesta a estar con ellos. Amarlos escuchándolos activamente.

Sin estar desconectado de la escucha, el mayor regalo que el mentor puede dar al aprendiz es orar por él. Lamentablemente, esta es una parte de la tutoría que a menudo se descuida, incluso entre los cristianos. A pesar de confesar lo contrario, muchos cristianos ven la oración como pasiva y poco práctica. Lo que podría explicar por qué es prácticamente inexistente en tantas tutorías. ¿Por qué orar por ello cuando puedes discutirlo con un mentor? La respuesta: porque puede haber más transformación en la vida de un aprendiz en una hora de oración de un mentor que en toda una vida de discusión. 

Después de todo lo dicho y hecho, la esencia de la tutoría es la presencia. En tu mentoría, esté presente. Esté presente cuando se reúna con su aprendiz. Y esté presente en oración por ellos. Habrá muchos momentos en su tutoría en los que no sabrá qué decir, cuando sentirá que no sabe cómo fortalecer las convicciones, el llamado, el carácter o las competencias de su mentorizado. En todo momento, pero especialmente en esos momentos, cumple tu mentoría estando presente. Preséntese, escuche y ore.  

Conclusión

En conclusión, hay una última palabra de aliento que ofrecería a quienes buscan encontrar o ser mentores. Las tutorías no duran para siempre. Al menos muchos no lo hacen. Muchas, si no la mayoría, de las tutorías son estacionales. Dios trae mentores y aprendices a nuestras vidas por períodos de tiempo específicos y para áreas específicas de guía divina.

Entonces, mientras se prepara para encontrar o ser un mentor, relájese. Lo más probable es que esta tutoría no dure para siempre. Y lo más probable es que no sea la relación de mentoría definitiva en su vida o en la vida de la persona a la que está asesorando. Dejar de lado las expectativas poco saludables le quitará la presión y, con suerte, le permitirá disfrutar de la tutoría que Dios le ofrece.  

Sí, Timoteo tenía a Pablo y su relación era única y duradera. Pero no todo el mundo consigue un Paul. La mayoría de nosotros no lo hacemos. Pero en la gracia de Dios, él es bueno para guiarnos a otros dentro de su iglesia donde podemos dar y recibir la guía piadosa que necesitamos para profundizar nuestras convicciones, fortalecer nuestro sentido de llamado, nutrir nuestro carácter y animarnos en nuestras competencias. Todo para la gloria y honra de Dios. 

 

Accede al audiolibro aquí