Administrando tu cuerpo

por Matt Damico

album-art
00:00

Introducción

El apóstol Juan escribió una breve carta, incluso una nota, a su amigo Cayo. Juan dijo que “tenía mucho que escribirle”, pero no lo escribió todo porque esperaba “verte pronto y hablaremos cara a cara” (3 Juan 13-14). Dado que John tenía muchas cosas que decir y omitió, vale la pena señalar lo que decidió incluir. Es una pequeña carta alentadora, en la que Juan elogia cómo se ha comportado Cayo y expresa su apoyo a Cayo contra aquellos que se le oponen. 

Pero es el saludo de Juan lo que quiero resaltar. Ora para que todo le vaya bien a Gayo y “que goces de buena salud, así como de tu alma” (3 Juan 2).  

¿Captaste eso? Una de las oraciones de John por su amigo es que goce de buena salud. ¿Por qué rezaría algo así? Ciertamente hay cosas más importantes que él podría mencionar en oración por Gayo que su buena salud, ¿verdad? Tal vez. Pero detrás del saludo y la oración de Juan está la creencia de que nuestros cuerpos importan y que el bienestar de nuestros cuerpos es digno de oración.

Lo que quiero hacer a lo largo de esta guía es ayudarle a ver las enseñanzas de la Biblia sobre el cuerpo humano y ayudarle a comprender su responsabilidad como mayordomo del cuerpo que Dios le ha dado. 

________

Parte I: Un comienzo encarnado

Como ocurre con muchos temas importantes, el mejor lugar para comenzar nuestras consideraciones son los primeros capítulos del Génesis. Moisés establece el escenario en Génesis 1 al decirnos que Dios creó los cielos y la tierra, formando las estructuras de la creación y llenándolas de vida. Cada día presenta un nuevo milagro: luz que brilla, formación de tierra, plantas que brotan, criaturas que viven. Y a lo largo del camino leemos el veredicto divino: “Vio Dios que era bueno”. Creó todas las cosas con su palabra soberana y luego se deleitó en su obra.

El sexto día, sin embargo, ofrece un giro en la trama. Habiendo completado la formación del mundo natural, la Divinidad tomó consejo y decidió crear algo para proteger, conservar, expandir y gobernar sobre esta creación: 

“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra” (Génesis 1:26). 

Sin embargo, lo que distingue a esta creación no es sólo la tarea encomendada al hombre, sino también cómo se hizo. Moisés escribe, 

“Y creó Dios al hombre a su imagen,

    a imagen de Dios lo creó;

    varón y hembra los creó”.

Los animales no fueron hechos a imagen de Dios. Tampoco lo eran los árboles, ni las estrellas. El hombre –hombre y mujer– fue creado a la propia imagen de Dios. Y después de darle al hombre la tarea de ser fructífero, multiplicarse y ejercer dominio, Dios declara que esta creación portadora de imagen es “muy buena”. 

Quizás hayas notado que, cuando llegas al final de Génesis 1, sabemos bastante acerca de la tarea encomendada al hombre, pero no sabemos mucho acerca de lo que el hombre hizo. es o cómo Dios lo diseñó. Así que seguimos leyendo y dejamos que Génesis 2 nos acerque más a la escena.

Génesis 2 nos dice que “el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente” (Gén. 2:7). Ahí está, el primer vistazo de de qué está hecho el hombre. Fue creado a partir del polvo de la tierra, construido desde cero y luego lleno del aliento de vida. 

Al seguir leyendo vemos que, dada la tarea que Dios le dio al hombre de llenar la tierra y ejercer dominio, “no es bueno que el hombre esté solo” (Gén 2:18). Tiene tareas que realizar que no puede realizar en soledad. Pero entre los animales no existe ningún compañero adecuado, por eso el Señor se encarga de que este problema se resuelva: “Le haré una ayuda adecuada para él”. Entonces el Señor “hizo caer sobre el hombre un sueño profundo, y mientras dormía tomó una de sus costillas y cerró su lugar con carne. Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre” (Génesis 2:21-22). La idoneidad de la mujer como ayuda del hombre se debe a que está hecha de a él. 

Así fueron creados Adán y Eva, y la misma existencia física y encarnada nos ha sido transmitida de generación en generación. Si eres hombre, compartes características físicas con Adán. Si eres mujer, los compartes con Eva.

Estos primeros capítulos del Génesis son, para decir lo obvio, una introducción a la comprensión del cuerpo humano, pero también son fundamentales. Sin la narrativa inspirada capturada en estos capítulos, nos quedaríamos con conjeturas y confusión.

Entonces, ¿qué aprendemos de Génesis 1 y 2 y cómo contribuyen estos pasajes a nuestra comprensión del cuerpo? Permítanme sugerir algunas respuestas:

  1. Dios crea nuestros cuerpos. Esto significa que quiere que los tengamos y los veamos como él los ve. 
  2. Dios crea nuestros cuerpos bien. Dios no se equivocó al formar al hombre y a la mujer, y no se equivocó al formarnos a nosotros. Creó a Adán y Eva como personas encarnadas. antes la caída de Génesis 3. Sus cuerpos no eran, entonces, algo inherentemente negativo y peligroso, sino parte de la buena creación. 
  3. Recibimos nuestros cuerpos. Esto es lo contrario de la primera conclusión: él da, nosotros recibimos. Estas simples verdades son rechazadas a nuestro alrededor, ya que la gente cree que pueden definir su realidad física. Pero nuestros cuerpos no son lienzos en blanco sobre los que creamos lo que queremos, sino que vienen con algunas respuestas integradas en ellos. Por ejemplo, nuestro cuerpo nos dice si somos hombre o mujer. Si nuestra mente nos dice lo contrario, no tenemos derecho a derrocar lo que Dios hizo al crearnos. En cambio, alineamos nuestra mente con la realidad de nuestro cuerpo. Dios hizo nuestros cuerpos; los hemos recibido.
  4. Nuestros cuerpos son importantes. Dios nos los da y nos da una tarea que realizar con ellos: ser fructíferos, ejercer dominio. Queremos administrar nuestros cuerpos de una manera que nos permita cumplir las tareas que Dios nos asigna. 

Discusión y reflexión

  1. ¿Qué conclusión del Génesis te resulta más útil? ¿Hay cosas mencionadas anteriormente que no hayas considerado completamente antes?
  2. ¿Puedes pensar en un ejemplo cultural actual en el que el diseño de Dios para nuestros cuerpos esté siendo derrocado? 

________

Parte II: Un Dios encarnado

El relato de Génesis presenta un caso claro y claro, dejando muy claro que Dios quiso que tuviéramos cuerpos y que nuestros cuerpos son buenos. Pero si alguien necesitaba más evidencia, la encarnación del Hijo de Dios debería satisfacerla con creces.

La Biblia enseña, y los cristianos siempre han creído, que Dios existe en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La bendita trinidad ha disfrutado de la bienaventuranza perfecta por toda la eternidad dentro de la Deidad. El Evangelio de Juan nos dice que la segunda persona de la Deidad es “el Verbo”: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). La Palabra existe eternamente con Dios y como Dios. 

Éstas son verdades alucinantes y conmovedoras. Y sigue adelante. Unos versículos más adelante, Juan hace la increíble afirmación de que “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria” (Juan 1:14). El Verbo, que existe desde el principio y que es Dios mismo, se hizo carne.

¿Significa esto que Jesús permaneció principalmente espíritu y sólo apareció tener un cuerpo? No. De hecho, esa creencia ha sido condenada desde el primer siglo como enseñanza falsa y peligrosa. Jesús no pretendía ser un hombre. Era plena y verdaderamente humano. 

¿Por qué Dios el Hijo tomó carne humana? Para redimir a los pecadores encarnados. La redención que quería realizar era la redención de todo nuestro ser, cuerpo y alma. Y para redimirnos plenamente, tuvo que llegar a ser plenamente como nosotros. El escritor de Hebreos señala precisamente este punto:

Así que, puesto que los hijos participan de carne y sangre, él también participó de las mismas cosas, para destruir mediante la muerte al que tiene el imperio de la muerte, es decir, el diablo, y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sujeto a esclavitud de por vida. Porque ciertamente no son los ángeles a quienes ayuda, sino que ayuda a la descendencia de Abraham. Por lo tanto, era necesario ser semejante a sus hermanos en todo, para llegar a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en el servicio de Dios, para hacer propiciación por los pecados del pueblo. Porque él mismo, habiendo sufrido la tentación, puede ayudar a los que son tentados (Heb. 2:14-18).  

Jesús tomó carne y sangre para poder salvar a los pecadores de carne y hueso. En todo se hizo semejante a nosotros, para poder salvarnos hasta lo sumo. No vino sólo para salvar nuestras almas, sino para salvarnos por completo. 

Un escritor de la iglesia primitiva, Gregorio Nacianceno, lo expresó de esta manera: 

Lo que Él no ha asumido, no lo ha sanado; pero aquello que está unido a Su Divinidad también se salva. Si sólo la mitad de Adán cayó, entonces lo que Cristo asume y salva puede ser también la mitad; pero si toda su naturaleza cayó, es necesario que se una a toda la naturaleza del que fue engendrado, y así salvarse en su conjunto.

En otras palabras, si Jesús no asumió una naturaleza plenamente humana, entonces nuestra naturaleza plenamente humana no puede ser redimida. Si Jesús no hubiera tomado carne, nuestros cuerpos habrían quedado fuera de escena. Esto sólo sería una buena noticia a medias, ya que nuestras almas y Nuestros cuerpos están sujetos a los efectos del pecado y requieren redención. Cuando Adán cayó, el cuerpo que fue creado bueno quedó sujeto a la fragilidad y la debilidad. El trabajo se volvió difícil, su cuerpo podía enfermarse y lastimarse, las cosas no siempre funcionaban como debían y el proceso de envejecimiento lo debilitó hasta que finalmente murió.

Entonces el eterno Hijo de Dios, el que era en forma de Dios, se despojó a sí mismo tomando forma de siervo y naciendo hecho semejante a los hombres (Fil. 2:6-7). ¿Por qué nació a semejanza de los hombres? Para poder morir en forma humana. Sólo lo que se asumió podía ser redimido.

La encarnación de Jesucristo trasciende nuestro entendimiento, pero está ahí en las páginas de los Evangelios. Jesús crece, come, duerme, llora, canta, vive y muere. Mateo registra que cuando los discípulos vieron por primera vez a Jesús después de que resucitó de entre los muertos, “se agarraron de sus pies” (Mateo 28:9). ¿Por qué Matthew transmitiría un detalle tan minucioso? Para dejar en claro que se trataba de una persona real, los discípulos estaban viendo y tocando. Jesús no fue una aparición, ni antes ni después de su resurrección. Es un hombre, de principio a fin. Y, increíblemente, sigue siéndolo. Ascendió al cielo con su cuerpo (Hechos 1:6-11), y ahora está sentado a la diestra de Dios en carne humana. 

Dios creó nuestros cuerpos buenos. Y el Hijo de Dios tomó un cuerpo para sí mismo para poder redimir a los pecadores encarnados.

Preguntas de discusión

  1. ¿Cómo has visto los efectos de la caída manifestarse en tu vida física y en la de quienes te rodean? 
  2. ¿Por qué el Hijo de Dios tuvo que encarnarse?

________

Parte III: Para qué sirve el cuerpo

A estas alturas debería quedar muy claro que nuestros cuerpos no son simplemente algo que tener, como un conjunto de ropa permanente. Más bien, nuestros cuerpos son parte de quiénes somos. No hay un Versión “verdadera” de nosotros mismos que existe aparte de nuestros cuerpos. Los seres humanos existen como almas encarnadas y, tal como está establecido en la creación y en la encarnación de Jesucristo, este es un muy buen arreglo.

Ahora que sabemos que nuestros cuerpos son un buen regalo de Dios, una pregunta importante que debemos hacernos es “¿Para qué sirven?” Por muy tentador que pueda ser comenzar a enumerar una lista de pasos prácticos para cuidar su cuerpo, sólo sabremos qué pasos tomar si sabemos qué propósito tienen nuestros cuerpos. Si alguien tiene un martillo, pero no sabe que su propósito es clavar clavos en madera y paredes, podría terminar intentando usarlo para algo que no tiene ninguna relación. El problema es que, si intentas usarlo de una manera para la que no está diseñado, no funcionará. Puedes intentar comer espaguetis con un martillo y es posible que te entren algunos fideos en la boca, pero el martillo no sirve para eso. Sólo cuando sepas para qué sirve podrás empezar a hablar sobre la técnica necesaria para blandir un martillo de forma eficaz.

Lo mismo ocurre con nuestros cuerpos. Antes de conocer las técnicas de mayordomía fiel, necesitamos conocer el propósito del cuerpo.

Hecho para la adoración

Para responder a esa pregunta, quiero mirar primero Romanos 12:1: “Os ruego, hermanos, por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro ser espiritual. culto."

Pablo insta a sus lectores a "presentar vuestros cuerpos en sacrificio vivo". ¿Qué sabemos sobre los sacrificios? Por un lado, normalmente no “viven” cuando se los ofrecen. Los sacrificios del Antiguo Testamento eran animales sacrificados para expiar los pecados del pueblo. Pero Cristo vino para morir en lugar de los pecadores, para ser el Cordero de Dios (Juan 1:29). Así que ya no hay necesidad de sacrificios sangrientos. La sangre de Cristo es suficiente; todo lo que tenemos que hacer es creer. Entonces Pablo no quiere decir que presentemos nuestros cuerpos como este tipo de sacrificio del Antiguo Testamento. 

En cambio, Pablo nos exhorta a ver nuestros cuerpos como algo que ofrecemos a Dios en su servicio. Todo nuestro ser pertenece a Dios: cuerpo y alma. Y Pablo quiere que todo lo que hacemos en nuestros cuerpos sea ofrecido al servicio de Dios.  

Cómo hacemos esto? Pablo nos dice: viviendo vidas santas, con todo el corazón y todo el cuerpo dedicados a Dios. Anteriormente en Romanos, Pablo escribió algo similar: “No presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de injusticia, sino presentaos vosotros mismos a Dios como traídos de la muerte a la vida, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia” (Rom. .6:13).

Nos disciplinamos para que nuestros cuerpos no sean instrumentos de pecado, sino de justicia, santos y agradables a Dios. Nuestro sacrificio a Dios se hace con nuestros cuerpos vivos, buscando hacer todo, ya sea comer, beber o cualquier cosa que hagamos, para la gloria de Dios (1 Cor. 10:31).  

Una implicación de las instrucciones de Pablo en Romanos 12:1 es que la “adoración” no es simplemente algo que se lleva a cabo los domingos por la mañana en un lugar determinado durante un tiempo determinado. La Biblia nos ordena que hagamos de la adoración colectiva parte de nuestras vidas (Heb. 10:24-25), pero Romanos 12 tiene más en mente que ir a la iglesia. Nos está diciendo que toda nuestra vida es adoración. Todo lo que hagamos con nuestros cuerpos debe hacerse para el Señor, por su causa y según sus caminos. Como bien sabes, no hay nada que hagamos aparte de nuestro cuerpo. Incluso nuestro pensamiento tiene lugar dentro de nuestro cuerpo, y en el siguiente versículo de Romanos 12, Pablo anima a sus lectores a ser “transformados por la renovación de vuestra mente”. Esto también es parte de nuestro sacrificio vivo. 

En resumen, lo que hacemos con nuestra físico los cuerpos son nuestros espiritual culto.   

Para revisar la pregunta anterior: "¿Cuál es el propósito de nuestro cuerpo?" Espero que puedas ver la respuesta ahora: nuestros cuerpos están hechos para la adoración. Y todo lo que hagamos debe hacerse para traer gloria y honor a nuestro creador.

Dominio fructífero

Otra consideración importante al pensar en el propósito de nuestro cuerpo proviene del Génesis. Cuando el Señor crea a Adán y Eva, Moisés nos dice que Dios “los bendijo” y les dijo: “Fructificad y multiplicaos y llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar y en las aves del mar. cielos y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Gén. 1:28). 

¿Qué tiene esto que ver con nuestros cuerpos? Bueno, todo. Porque esto llega al núcleo de nuestras responsabilidades como seres humanos. Debemos “ser fructíferos y multiplicarnos” y “tener dominio” sobre el orden creado. Ambas partes de este mandato son tareas inherentemente corporales. Dios nos creó de modo que tanto multiplicarnos como ejercer dominio requieren el uso de nuestros cuerpos. Esta es una confirmación más de que nuestros cuerpos no son simplemente algo que tener, pero son parte de lo que somos como humanos. 

Como cristianos, estamos llamados a hacer más que ser fructíferos y tener dominio, pero no hay menos que eso. Nuestros cuerpos, entonces, nos permiten ofrecer adoración espiritual a Dios mientras obedecemos sus mandamientos, incluido el llamado a gobernar y multiplicarnos.

Discusión y reflexión

  1. ¿Para qué es tu cuerpo? ¿Cómo se relaciona su propósito previsto con cómo debemos y no debemos ver nuestros cuerpos?
  2. ¿Cómo sería para usted ver toda la vida como adoración, y no sólo el domingo por la mañana?

________

Parte IV: Consideraciones de mayordomía

Una vez establecidas estas verdades fundamentales, a saber, que Dios nos creó como almas encarnadas con el propósito de adorarlo, y que el Hijo de Dios tomó carne humana para, entre otras cosas, afirmar la bondad de nuestros cuerpos, ahora podemos recurrir a algunas cuestiones prácticas.

¿Cómo podemos administrar fielmente estos cuerpos dados por Dios? Quiero considerar algunas categorías cruciales. En el Edén, el Señor le dijo a Adán que “trabajara” y “guardara” el jardín. Y esas dos categorías se corresponden bastante bien con la forma en que debemos administrar nuestros cuerpos.

I. Trabajar el huerto: entrenamiento corporal

Una señal de pensamiento inmaduro es cuando alguien sólo puede clasificar las cosas en dos categorías: las más importantes o las que no son nada importantes. Lo que quiero decir es que hay todo tipo de cuestiones y cuestiones teológicas que no son tan urgentes como la divinidad de Cristo y la autoridad de las Escrituras. Preguntas como éstas son, de hecho, las más importantes. Una pregunta menos importante, sobre la cual tengo una opinión firme, es “¿quién debe ser bautizado?” Es una pregunta importante. ¿Es tan importante como la divinidad de Cristo? No. Pero eso no significa que carezca de importancia. Lo mismo ocurre con muchas cosas, y debemos poder clasificar o clasificar los asuntos de importancia y considerarlos adecuadamente.

Pablo adopta este mismo enfoque con la cuestión del entrenamiento corporal. En su primera carta a Timoteo, Pablo escribe “prepárate para la piedad; porque… la piedad es valiosa en todo, pues tiene promesa para la vida presente y también para la venidera” (1 Tim. 4:7–8). No hay duda en la mente de Pablo de que la formación para la piedad debería ser una prioridad en la vida de Timoteo y de todos los que lean la carta. La piedad tiene valor en esta vida y en la eternidad, y cualquiera que la descuide está optando por reducir su propia calidad de vida espiritual. Quizás hayas notado que no incluí el versículo completo. En esa elipsis entre “para” y “piedad” están las palabras “mientras que el entrenamiento corporal tiene algún valor”. 

Lee el versículo nuevamente, con todas las palabras incluidas: “Entrénate para la piedad; porque si bien el ejercicio corporal es de algún valor, la piedad es valiosa en todos los sentidos, ya que encierra promesa para la vida presente y también para la venidera”.

¿Qué es más importante, entrenar para la piedad o entrenar nuestro cuerpo? ¡Piedad, por supuesto! Pero note que Pablo no cae en la trampa de pensar que algo debe ser lo más importante o lo que no lo es. En cambio, afirma que el entrenamiento corporal tiene “algún valor”.  

Si el entrenamiento físico tiene algún valor, ¿qué significa eso para nosotros? Fácil: debemos entrenar nuestro cuerpo.

Ejercicio

No soy entrenador personal ni culturista, y el propósito de esta guía no es proporcionarle un plan de entrenamiento. Pero lo que sí quiero transmitir es que, dado que nuestros cuerpos deben ser administrados fielmente, entrenarlos tiene valor. Y ese tipo de entrenamiento será diferente para todos.

Cuando pienso en entrenamiento corporal, priorizo hacer cosas que disfruto, hacer algunas cosas que debería hacer y luego tratar de aprovechar el tiempo lo mejor posible. Por ejemplo, disfruto correr y nunca me he arrepentido de haber tomado la decisión de salir a correr. Hay algunas cosas que yo debería Hay cosas que van de la mano, pero que realmente no disfruto, como los estiramientos y ciertos ejercicios para defenderse de las lesiones. Y luego trato de aprovechar el tiempo al máximo planificando en qué pensar o escuchar mientras corro. La semana pasada salí a correr y aproveché el tiempo para generar un bosquejo de una lección que tenía previsto dar en mi iglesia. Así que disfruté la carrera y pude, por la gracia de Dios, mejorar el tiempo. También me gusta levantar pesas, no con el propósito de ganar mucha masa, sino para evitar la atrofia y permitirme seguir corriendo. No soy tan joven como solía ser, por lo que hay dolores y molestias que limitan la distancia que corro y cuánto levanto, pero disfruto esas actividades y funcionan por ahora. 

lo que importa no es tanto qué lo hacemos, pero eso nosotros lo hacemos. Si queremos que nuestros cuerpos sean usados en la adoración espiritual (Romanos 12:1), y queremos ejercer dominio fielmente (Génesis 1:28), debemos tender al entrenamiento corporal. 

Antes de enumerar algunos de los beneficios del entrenamiento corporal, primero identifiquemos algunos de los posibles inconvenientes.

Dos trampas a evitar

  1. No debemos creer que podemos extender nuestras vidas más allá de lo que Dios ha ordenado soberanamente. Dios ya ha determinado la duración de nuestras vidas y ninguna cantidad de ejercicio va a cambiar eso. Tengo que recordarme esto con regularidad. En la providencia de Dios, las generaciones que me precedieron en mi familia no vivieron mucho tiempo. Entre mis dos padres y mis cuatro abuelos, sólo una persona vivió más de 70 años, y tres de ellos no llegaron a los 60. También añadiría que el entrenamiento corporal no era una característica de muchas de estas vidas, por lo que parte Una de mis motivaciones para mantenerme saludable es llevar una vida más saludable que la de mis antepasados. Pero tengo que recordar que ninguna cantidad de ejercicio extenderá la cantidad de días que Dios ha designado para mí. Es un glorioso consuelo saber que “en tu libro están escritos todos los días que para mí fueron formados, cuando aún no existía ninguno de ellos” (Sal. 139:16). Antes de nuestro nacimiento, Dios ordenó con precisión cuánto tiempo viviríamos. Él ha fijado el día de nuestra muerte. Jesús hizo a sus oyentes una pregunta que apunta a un punto similar: “¿Y quién de vosotros, estando ansioso, podrá añadir una sola hora a su vida?” (Mateo 6:27). Así que si alguien cree que puede prolongar su vida haciendo ejercicio, está equivocado. Aunque no podemos aumentar la cantidad de nuestros días, el ejercicio regular puede afectar la calidad de nuestros días.
  2. Probablemente conozcas a alguien a quien le encanta hacer ejercicio y a quien le encanta que otras personas sepan que lo hace. En otras palabras, el entrenamiento corporal no se realiza en nombre de la mayordomía, sino de la vanidad. Este tipo de búsqueda no es la que agrada al Señor, porque no importa cuán fuertes o atractivos seamos, la Biblia nos dice que el valiente no debe jactarse de su poder (Jer. 9:23) y que la belleza es vano (Proverbios 31:30). Todos somos propensos al egocentrismo y debemos tener cuidado de que nuestro entrenamiento corporal no se convierta en una expresión de este egocentrismo. De manera similar, existe la tentación de dedicar demasiado tiempo y energía a la tarea de mantenernos en forma. Sabes que ese es el caso cuando otras áreas de responsabilidad comienzan a sufrir por nuestra devoción al entrenamiento. 

Los peligros no son excusas para evitar el ejercicio, sino peligros que debemos conocer a medida que realizamos entrenamiento corporal. Los beneficios del ejercicio son tantos que superan con creces los peligros. Consideremos algunos de ellos.  

Beneficios

En primer lugar, el ejercicio fomenta el autocontrol. Las Escrituras nos llaman repetidamente a practicar el dominio propio. Cuando Pablo le escribe a Tito y le dice cuán diferentes deben vivir las personas (mujeres mayores, hombres mayores, mujeres más jóvenes, hombres más jóvenes), el autocontrol está en todas las listas de virtudes. De hecho, ¡la única instrucción para los jóvenes es que tengan dominio propio (Tito 2:6)! Los Proverbios también llaman al autocontrol, advirtiéndonos que “el hombre sin dominio propio es como ciudad saqueada y sin muros” (Proverbios 25:28).

¿Qué tiene esto que ver con el ejercicio físico? El entrenamiento corporal requiere autocontrol y lo fomenta. Requiere autocontrol porque para hacer ejercicio necesitarás planificar cuándo y dónde hacerlo. Es probable que su agenda no tenga grandes espacios de tiempo para hacer ejercicio, por lo que deberá realizar esas sesiones. Y habrá días en los que no tendrás ganas de hacer ejercicio, y tendrás que gobernar tu espíritu en esos días (Prov. 16:32). Por eso Pablo puede decir que “todo atleta ejerce dominio propio” (1 Cor. 9:25).Del mismo modo, el ejercicio fomentará el autocontrol. Lo que he descubierto que es cierto probablemente sea cierto para la mayoría de las personas: el autocontrol y la disciplina en un área engendran autocontrol y disciplina en otras áreas. Conducirá a un uso más disciplinado del tiempo y, con suerte, nos hará más conscientes de lo que comemos y cuánto dormimos.

El segundo y corolario de los beneficios es que el ejercicio desalienta la pereza. El perezoso tiene muchos planes, pero ninguna acción. Él o ella puede hablar de ponerse en forma y ejercer el autocontrol, pero siempre hay una excusa preparada para explicar por qué no es un buen momento. Simplemente comenzar una rutina de ejercicio, incluso una modesta, es una excelente manera de tomar la ofensiva contra la pereza.

En tercer lugar, existe una serie de beneficios físicos, mentales y emocionales ampliamente reconocidos. Esos beneficios incluyen ayuda física como aumento de energía, más control de su peso y mejor sueño. Luego hay más beneficios mentales y emocionales, como ayudar a mantener un mejor estado de ánimo y mantener bajos el estrés y la ansiedad. Para mí, y supongo que para los demás, el ejercicio es una especie de multiplicador de tiempo. Lo que quiero decir es que, aunque me toma tiempo de mi día hacer ejercicio, el aumento de energía me hace más eficiente y productivo después de hacer ejercicio. El ejercicio lleva tiempo, pero mejora la calidad del trabajo que hago cuando termino.

Los últimos beneficios que mencionaré son que, cuando cuidamos nuestro cuerpo mediante el ejercicio, seremos más útiles para los demás.

  • Si tienes niños pequeños, es una bendición ser lo suficientemente ágil como para tirarte al suelo con ellos. 
  • Su cónyuge apreciará que su cuerpo no decaiga antes de lo previsto.
  • Es probable que tu iglesia tenga formas en las que puedas servir físicamente. Por ejemplo, puede haber personas que necesiten ayuda para desplazarse en alguna ocasión. Y si bien su horario puede darle una razón (bienvenida) para no ayudar, no quiere que su condición física lo descalifique.

Hay más beneficios que estos, por supuesto, pero entiendes el punto. La pregunta es ¿cómo te parecerá hacer ejercicio? ¿Puedes llevar a tu perro a más paseos? ¿Puedes entrenar al equipo de cross country de tus hijos? ¿Puedes conseguir una membresía de gimnasio de bajo costo? ¿Montar en bicicleta con sus hijos, caminar con su cónyuge, hacer algunas flexiones y abdominales todas las mañanas? Dios no nos da un plan de entrenamiento y no requiere que nos convirtamos en gurús del fitness. Todo lo que pide es que seamos mayordomos fieles.

Discusión y reflexión:

  1. ¿Qué opinas de la enseñanza de la Biblia sobre el entrenamiento corporal? ¿Era esto algo que habías considerado antes?
  2. ¿Cuáles son tus propios hábitos de entrenamiento? ¿Haces algún entrenamiento? ¿Hay cambios que quieras hacer o deberías hacer? 
  3. Si hace ejercicio constantemente, ¿cuáles son sus principales motivaciones?

II. Mantenga el jardín: comida y sexo

“¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está dentro de vosotros, el cual tenéis de Dios? No sois vuestros, porque fuisteis comprados por precio. Así que glorifica a Dios en tu cuerpo”.

-1 Corintios 6:19–20

No nos pertenecemos a nosotros mismos, sino a Dios. Y el propósito de nuestros cuerpos es traer gloria y adoración aceptable a Dios. ¿Qué tiene esto que ver con la comida y el sexo? Un buen trato, de hecho. 

Consideremos primero la comida.

Alimento

La Biblia, esa fuente de sabiduría y guía divinamente inspirada para todo lo relacionado con la vida y la piedad, dice mucho sobre la comida. La verdad fundamental que enseña sobre la comida es que es un regalo de Dios. 

     1. De Dios

Nuestra provisión es de él. Cuando Jesús enseñó a sus discípulos cómo orar, incluyó la petición: danos hoy el pan nuestro de cada día (Mateo 6:11). Al enseñarnos a orar por nuestras necesidades diarias, Jesús busca orientar nuestros corazones y mentes a la verdad de que si vamos a tener nuestras necesidades diarias, Dios tendrá que proveerlas. 

Más adelante en ese mismo capítulo, Jesús nos enseña que nuestro Padre celestial se deleita en hacer precisamente eso, y por eso no debemos preocuparnos:

No te preocupes por tu vida, qué comerás o qué beberás, ni por tu cuerpo, qué vestirás. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: ni siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y sin embargo vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No es usted de más valor que ellas? (Mateo 6:25–26)

Me aventuro a suponer que la mayoría de nosotros que hemos crecido en la cultura de la abundancia estadounidense no nos hemos preocupado por nuestra próxima comida. Nunca hemos estado lejos de una tienda de comestibles. Así que nuestra tentación probablemente no sea la ansiedad sobre si tendremos comida, sino la presunción de que no necesitamos orar por ella. Y, sin embargo, la Biblia insiste en que la fuente de toda provisión es nuestro Padre celestial. 

Al principio, Dios le dijo al hombre y a la mujer que les daba las plantas y los árboles “para comer” (Gén. 1:29). Luego le dice a Noé en Génesis 9 que “todo ser movible y viviente te será alimento” (Génesis 9:3). Dios creó los animales y las semillas que crecen para que podamos comer. El salmista nos dice que es el Señor “quien da de comer al hambriento” (Sal. 146:7), y que “los ojos de todos miran hacia ti, y tú les das su alimento a su debido tiempo” (Sal. 145). :15). 

¿Cuál es la respuesta adecuada a esta verdad de que Dios es el dador de nuestro alimento? La respuesta adecuada es darle las gracias. Pablo le escribió a Timoteo estas palabras que resultan inmensamente útiles para nuestro pensamiento sobre la comida: “Porque todo lo creado por Dios es bueno, y nada debe ser desechado si se recibe con acción de gracias, porque es santificado por la palabra de Dios y la oración. ” (1 Timoteo 4:4-5). Que nuestras oraciones antes de las comidas reflejen esta verdad: que nuestra comida proviene de Dios y le debemos nuestro agradecimiento. 

     2. Para nuestro disfrute

La segunda manera de responder a la provisión de Dios es disfrutar lo que él da. Salomón enfatiza esta respuesta a lo largo de Eclesiastés. Mira lo que enseña:

  • “No hay nada mejor para una persona que comer y beber y disfrutar de su trabajo. También esto, vi, es de la mano de Dios” (Eclesiastés 2:24).
  • “Entendí que... cada uno debe comer y beber y disfrutar de todo su trabajo; este es el don de Dios al hombre” (Eclesiastés 3:12-13).
  • “He aquí lo que me parece bueno y conveniente es comer y beber y gozar de todo el trabajo con que uno se afana bajo el sol los pocos días de su vida que Dios le ha dado, porque esta es su suerte” ( Ecl. 5:18).
  • “Y alabo el gozo, porque no hay nada mejor para el hombre bajo el sol que comer y beber y estar alegre” (Eclesiastés 8:15).
  • “Ve, come tu pan con alegría y bebe tu vino con corazón alegre” (Eclesiastés 9:7).

 ¿Por qué Salomón insiste tanto en que disfrutemos de nuestra comida y bebida? Porque es un regalo de Dios para nosotros y honra al que lo da si disfrutamos lo que él da. Un padre no se siente honrado cuando un niño abre un regalo y se queja de ello. Pero trae alegría a la mamá y al papá que ven a su hijo abrir un regalo y deleitarse con él. Lo mismo ocurre con lo que Dios suministra para nuestra provisión. Recibe honor cuando le agradecemos y disfrutamos del regalo.

Otra razón por la que Salomón pide alegría es que es una excelente manera de cultivar el contentamiento. Si estamos ocupados disfrutando de los regalos que Dios nos ha dado, ¿sabes lo que no estamos haciendo? No deseamos tener los dones de otra persona y no nos quejamos en nuestro corazón por lo que no tenemos. Estamos contentos y hay una gran ganancia en el contentamiento.

En caso de que piense que hemos perdido la noción de nuestra preocupación por la administración, no es así. La gratitud y el disfrute son parte de cómo administramos nuestros cuerpos. Pero para que no termines esta guía sin saber qué hacer con los alimentos, dediquémosle algo de tiempo.

Si realmente creemos que nuestros cuerpos no nos pertenecen, afectará lo que elegimos comer. Si fuera responsable de garantizar que otra persona tuviera hábitos alimenticios buenos y saludables, pensaría y se preocuparía por qué alimentarlo. Y, sin embargo, muchos de nosotros, incluido yo mismo, no incorporamos ese pensamiento y cuidado en nuestra dieta. Esto es un error porque, como sabemos, nuestros cuerpos no nos pertenecen; estamos cuidando un cuerpo que nos ha sido confiado. 

Dije arriba que no soy preparador físico. Soy aún menos nutricionista. No soy lo que algunos llaman un “entusiasta de la comida” y disfruto del helado. Hasta hace poco, una de mis motivaciones para hacer ejercicio era que me permitía comer lo que quisiera. Desde entonces me di cuenta de que este puede no ser el mejor enfoque para la dieta y el ejercicio. Entonces, mi propia práctica incluye límites sobre cuándo como (ayuno intermitente ocasional) y cuánto como (control general de porciones). Además de esas cosas simples, me ha beneficiado ser más consciente de la cantidad de alimentos procesados y azúcar que contiene un alimento. Si desea un análisis detallado de esas cosas, no soy la persona adecuada para proporcionárselo. Pero hay muchas investigaciones que nos alentarían a comer alimentos más naturales y menos procesados que muchos de nosotros. 

Al igual que con el ejercicio, esto será diferente para cada uno. Dado lo comunes que son las alergias e intolerancias alimentarias, no habrá una solución única para todos. Pero el llamado a cuidar nuestros cuerpos es un llamado a ser conscientes de que nuestros cuerpos no son nuestros y a proteger el templo de nuestro cuerpo cuidando nuestra dieta.       

Sexo

Para comprender mejor lo que implica ser fiel a Dios en el área del sexo, le recomiendo que lea la excelente guía de campo de Shane Morris sobre ese tema. Pero para nuestros propósitos, déjese guiar por la exhortación de Pablo: “El cuerpo no está destinado a la fornicación, sino al Señor, y el Señor al cuerpo. Y Dios resucitó al Señor y también a nosotros nos resucitará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?” (1 Corintios 6:13-15).

Para repetirme una vez más, tu cuerpo no te pertenece. Es para el Señor. Una forma en que alguien rechaza esa verdad es mediante la inmoralidad sexual. Dios creó el sexo y, como todo lo que hizo, lo creó bueno. Pero quizás más que cualquier otra cosa en toda la creación, el sexo ha sido estropeado por el pecado. En nuestra cultura abunda la confusión cuando se trata de sexo. Si quieres administrar tu cuerpo fielmente y brillar como luz en una generación pervertida, huye de la inmoralidad sexual y busca la piedad. Es una tragedia que la búsqueda de la castidad fuera del matrimonio y de la fidelidad dentro del mismo sea anormal, pero ese es el estado actual de las cosas.  

Pero es mucho mejor nadar contra la corriente con el favor de Dios que seguir la corriente y terminar destruido. ¿Cómo se siente administrar tu cuerpo y nadar contra la corriente? Incluye:

Dejar la pornografía y mantenerse alejado de ella (Mateo 5:27–30)

Aprender a controlar su cuerpo (1 Tes. 4:3–8)

Ser fiel a su cónyuge (Mateo 5:27–32)

No codiciar la esposa de otro (Éxodo 20:17)

Negar los impulsos y actividades del mismo sexo (Romanos 1:26-27)

Mantener honorable el lecho conyugal (Heb. 13:4)

Éste es un bosquejo aproximado del camino hacia la fidelidad sexual y es un buen punto de partida. Hay mentiras escurridizas a nuestro alrededor que nos dicen que Dios realmente no ha dicho estas cosas, y que si vivimos según estas palabras, nos robarán el gozo y el placer que merecemos. Esas son mentiras que debemos rechazar. El camino de la fidelidad es el camino hacia una conciencia limpia y una alegría plena. Así que administra tu cuerpo dedicándote por completo al Señor. Tu cuerpo es suyo.

Discusión y reflexión:

  1. Describe tu relación con la comida. ¿Piensas que la comida es simplemente un combustible para tu cuerpo o algo que puedes disfrutar? ¿Está más inclinado a preocuparse por la comida o a presumir de la provisión? ¿Hay cambios que crees que deberías hacer en tus hábitos alimentarios? 
  2. ¿Hay cosas en tu vida que están en conflicto con el esquema general de fidelidad sexual descrito anteriormente? Si es así, ¿qué es necesario cambiar? 

________

Parte V: Más consideraciones sobre la mayordomía

Hemos cubierto algunas de las grandes categorías de administración del organismo, pero hay otras consideraciones a las que vale la pena prestarles atención. Uno es un recordatorio positivo, el otro una advertencia.

Lleva tu cuerpo a la iglesia

Una de las mejores cosas que puedes hacer mientras administras tu cuerpo es ir a la iglesia. Si está leyendo esta guía práctica, probablemente ya sepa que es bueno adorar con otros creyentes en el día del Señor. ¿Pero sabes que es algo que Dios ordena? El Espíritu Santo inspiró al autor de Hebreos a escribir: “Y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca” (Heb. 10:24-25).

Para que podamos incitar a otros creyentes al amor y a las buenas obras, no debemos descuidar “reunirnos, como algunos tienen por costumbre”. El acto de reunirnos requiere que nuestro cuerpo esté los domingos en un lugar específico y no en otro lugar. Usted será en algún lugar Los domingos por la mañana la pregunta es si estarás en la iglesia o en otro lugar.

La tecnología que permite a las personas transmitir en vivo los servicios de adoración y escuchar sermones en línea puede ser una bendición. En mi iglesia, es común que los miembros utilicen la transmisión en vivo cuando están enfermos o fuera de la ciudad. También tenemos un podcast donde publicamos sermones y los ponemos a disposición. Creemos que son buenas cosas para ofrecer al servicio de nuestros miembros y forasteros. Pero lo que puede ser un problema es cuando alguien ve una transmisión en vivo o un podcast como un reemplazo de reunirse físicamente con otros cristianos en la iglesia. 

Sin duda, un servicio transmitido en vivo puede resultar alentador e instructivo. Pero también nos anima a pensar en nuestras iglesias como un producto para consumir en lugar de la familia de Dios y el cuerpo de Cristo, donde debemos servir y adorar al Señor Jesús con su pueblo. Cuando nos reunimos físicamente, tenemos el beneficio de escuchar a otros miembros alzar la voz en canciones, podemos escuchar los maravillosos sonidos de los bebés que lloran y pasan las páginas de la Biblia, escuchamos la predicación de la Palabra y tenemos oportunidades de tener comunión antes y después de la servicio con el pueblo de Dios. Ninguna de esas cosas se puede replicar en línea. 

Entonces, por favor, ve a la iglesia. Si no eres parte de una iglesia o actualmente eres parte de una iglesia que no predica el evangelio y enseña todo el consejo de Dios, tal vez este sea el momento de un cambio. Tu cuerpo estará en algún lugar los domingos por la mañana; ¿Por qué no hacer que sea una prioridad estar físicamente presente en una iglesia saludable que honre a Dios?      

Deja tu teléfono

Esta guía de campo no trata sobre la administración de la tecnología, por lo que no profundizaré en este punto. Si tienes ojos y has estado en público en algún momento durante la última década, habrás notado la ubicuidad del teléfono inteligente. Y, como la mayoría de la tecnología, sus capacidades son asombrosas y absolutamente pueden usarse para el bien.

Pero el apego a nuestros teléfonos también tiene un efecto adormecedor y deshumanizante. Por un lado, monopoliza nuestra atención mientras estamos en ello. Y si estamos en una habitación con otras personas, hablar por teléfono es una mala administración de nuestra presencia física. Y luego está el contenido de nuestros teléfonos, que puede consumir nuestro tiempo y concentración de tal manera que nuestro “mundo” en línea sea más real y nos afecte más que el mundo en el que reside nuestro cuerpo. Queremos buscar la moderación en el uso de toda la tecnología, incluidos nuestros teléfonos. Pueden ser servidores increíbles, pero cuán rápidamente se convierten en mucho más que eso en nuestras vidas. 

¿Pero que pasa?

Vivimos de este lado de Génesis 3, y uno de los efectos de la caída es que no todos el cuerpo funciona como debería. Todos conocemos a personas que nacieron con un defecto físico o que han sufrido una lesión grave que cambia la forma en que se ve la mayordomía fiel. 

Nuestro Dios es soberano y bueno, y todo lo que hace es correcto. Nunca ha ocurrido ningún daño o defecto fuera de su amorosa providencia, y él no exige de nosotros cosas que no podamos hacer. Lo que requiere es que seamos fieles con lo que nos ha dado. Y es paciente y amable más allá de lo que podamos imaginar.  

Todos sentimos los efectos del pecado en nuestros cuerpos en un grado u otro. El hecho de que experimentemos decadencia y morimos es un efecto del que nadie escapa. Y antes de morir existe la posibilidad de padecer enfermedades, dolencias, cáncer, accidentes, lesiones y más. Nuestros cuerpos son parte del orden creado, y la caída del hombre hundió no sólo nuestra estructura moral, sino también nuestra estructura física, en picada. El apóstol Pablo dice que “la creación fue sometida a vanidad” en la caída, y nos unimos a toda la creación para gemir y esperar “la redención de nuestros cuerpos” (Rom. 8:20, 23). Incluso mientras buscamos administrar estas vasijas de barro, nuestra esperanza está en su restauración final.  

Discusión y reflexión:

  1. ¿Cómo es tu participación en tu iglesia? ¿La asistencia es un hecho para usted o podría crecer en esta área?
  2. ¿Cómo es su relación con la tecnología? ¿Eres capaz de mantenerlo en el lugar que le corresponde o invade tu vida de forma poco saludable? 

Conclusión: la eternidad

¿Cómo crees que será el cielo? ¿Te imaginas una existencia fantasmal, flotando en una nube mientras tocas el arpa? ¿O te imaginas existiendo eternamente como un espíritu que habita con Dios?

La Biblia enseña que resucitaremos de entre los muertos y entraremos en la nueva creación. Moraremos con Dios para siempre como seres físicos con cuerpos restaurados y glorificados. El apóstol Pablo presta amplia atención a esta increíble verdad.

Al explicar cómo será la resurrección de los muertos, Pablo dice que “lo sembrado es corruptible; lo que se levanta es imperecedero. Se siembra en deshonra; resucita en gloria. Se siembra en debilidad; se eleva en poder. Se siembra cuerpo natural; se resucita un cuerpo espiritual. Si hay cuerpo natural, también lo hay espiritual” (1 Cor. 15:42-44). 

Cuando muramos, iremos a estar con el Señor. En ese estado intermedio, esperaremos el llamado de Dios cuando resucitemos. Así como Jesús estuvo afuera de la tumba de Lázaro y le ordenó que saliera, así lo hará con su pueblo. Pablo resume cómo será más adelante en el mismo capítulo cuando dice que “sonará la trompeta, y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que este cuerpo corruptible se vista de incorrupción, y este cuerpo mortal se vista de inmortalidad” (1 Cor. 15:52-53).

Nuestros cuerpos serán una continuación del cuerpo que administramos ahora, pero una versión glorificada. Moriremos en nuestro cuerpo actual, y este cuerpo natural, perecedero, deshonroso, débil y que buscamos administrar, resucitará imperecedero, glorioso, poderoso y espiritual. Y no habrá enfermedad ni tristeza, ni heridas ni dolencias, ni defecto en nuestro cuerpo que debamos administrar con cuidado. Y no habrá ninguna tentación de satisfacer nuestros apetitos y nuestra pereza.

Que bueno será. Habitaremos en nuestros cuerpos resucitados para siempre, en la presencia de nuestro Señor encarnado y resucitado. Hasta entonces, sírvele con tu cuerpo.

Matt Damico es el pastor de adoración y operaciones de la Iglesia Bautista Kenwood en Louisville. Es coautor de Leer los Salmos como Escritura y ha escrito y editado para varias publicaciones y organizaciones cristianas. Él y su esposa, Anna, tienen tres hijos increíbles.